Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Miércoles, 27 de junio de 2012, a las 19:00

Cristina Teniente, consejera de Innovación.

Redacción. Mérida
Las empresas extremeñas que desarrollen proyectos de I+D+i podrán beneficiarse de las ayudas contempladas en el Innpacto 2012, un subprograma del Ministerio Economía y Competitividad dedicado a financiar proyectos de cooperación entre organismos de investigación y empresas para la realización conjunta de proyectos de I+D+i.

Para esta convocatoria se ha establecido un presupuesto de 851 millones de euros, de los cuales 750 millones se repartirán en forma de préstamos y anticipos reembolsables con cargo al Feder. El presupuesto para subvención, por su parte, será de 101 millones de euros e irán destinados principalmente a los organismos de investigación.

Entre los requisitos que recoge la presente convocatoria, abierta a la presentación de las solicitudes de ayudas hasta el próximo 17 de julio, figura que los proyectos deben tener una duración mínima de dos años, con al menos dos participantes uno de los cuales debe ser un centro de investigación público o privado, y una participación de cada agente de I+D mayor o igual al 10 por ciento del presupuesto total.

La financiación del programa Innpacto consiste en préstamos bonificados de hasta el 95 por ciento del presupuesto aprobado, con un plazo de amortización máximo de 8 años y 2 años de carencia. Sólo será necesaria la presentación de garantías cuando el préstamo por beneficiario y año sea superior a 250.000 euros. Los centros públicos de I+D son financiados directamente por el Ministerio, con subvención y anticipo reembolsable.

Los sectores que el Innpacto 2012 define como de interés son los de alimentación, agricultura y pesca, medioambiente y ecoinnovación, energía, seguridad y defensa, construcción, ordenación del territorio y patrimonio cultural; turismo; transportes y aeroespacial, sectores industriales, farmacéutico; salud, biotecnología; energía y cambio climático, telecomunicaciones y sociedad de la información, nanociencia y nanotecnología, nuevos materiales y nuevos procesos industriales.

Este año el programa considera a todos los participantes, y no sólo al coordinador, como beneficiarios de la ayuda, una novedad con respecto a anteriores convocatorias.

El punto de partida para cualquier empresa que quiera presentarse a este programa consiste en “tener un buen proyecto de I+D, detallado y defendible”. En este tipo de convocatorias la adjudicación es por concurrencia competitiva, por lo que se requiere presentar proyectos de calidad debidamente justificados tanto técnica como financieramente. No todos los proyectos son aceptados, pero los elegidos se benefician de una financiación muy ventajosa, con unos tipos de interés competitivos con respecto a las financiaciones existentes, y sin requerimientos de garantías personales hasta 250.000 euros/año por beneficiario.