21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Triunfa el austero Feijóo, fracasa el ‘no’ de López al 16/2012

Los socialistas vascos, que han basado su campaña en la negativa a los recortes estatales en sanidad y educación, han pasado de segunda fuerza votada en 2009 a tercera en 2012

Lunes, 22 de octubre de 2012, a las 02:39

Redacción. Madrid
Las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco celebradas este domingo han dejado un claro ganador, el candidato 'popular' a volver a ocupar la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y un perdedor en líneas generales, el PSOE, que reduce en varios centenares de miles sus votantes en ambos comicios y deja de ser la segunda fuerza más votada en Euskadi.

Pilar Farjas, exconsejera gallega de Sanidad, ahora secretaria general del Ministerio de Sanidad; la ministra Ana Mato, Alberto Núñez Feijóo; y Rocío Mosquera, en una imagen de archivo.

En Galicia, los votantes han dado una mayoría más amplia al Partido Popular liderado por Feijóo, que aunque ha perdido casi 150.000 votos respecto a 2009, ha sumado tres escaños más, hasta alcanzar los 41, sobre todo por la debacle del PSdG del médico 'Pachi' Vázquez, que ha protagonizado una 'sangría' de 250.000 apoyos menos que en los anteriores comicios, lo que se ha traducido en 7 escaños menos en el Parlamento gallego.

Feijóo sale reforzado con una campaña en la que ha ondeado la bandera de la austeridad y la eficiencia del Ejecutivo que ha liderado en los últimos años. En este sentido, la Consejería de Sanidad, primero liderada por Pilar Farjas, y más recientemente por Rocío Mosquera, ha sido pieza importante con medidas tan polémicas como innovadoras como el famoso catálogo priorizado de medicamentos, popularmente conocido como 'cataloguiño'.

Por su parte, el ya lehendakari saliente, el socialista Patxi López, que había basado buena parte de su campaña en el 'no' a los recortes dictados en sanidad y educación por el Gobierno de Mariano Rajoy, ha perdido 100.000 votos, 8 escaños (de 24 a 16), y la segunda posición como fuerza más votada, en beneficio de Bildu (21). Ahora el PNV de Iñigo Urkullu, con 27 escaños (pierde tres), tiene la llave de gobierno y se antoja como el partido que liderará el futuro Ejecutivo autonómico. Queda pues en el aire la política sanitaria socialista de los últimos tres años, liderada por el consejero Rafael Bengoa, con la apuesta por virar la atención del agudo al crónico (y que otras autonomías han tomado como referencia). El PNV ya ha mostrado en varias ocasiones divergencias con Bengoa en este sentido, como por ejemplo en la unificación del los hospitales de Txagorritxu y Santiago en Vitoria.