Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Jueves, 28 de agosto de 2014, a las 13:44
Redacción. Madrid
El coste total de las enfermedades cardiovasculares en España sumará los 8.800 millones de euros en 2020, un 33 por ciento más que lo registrado hasta el momento. Así lo afirma un estudio del Centro de Estudios Económicos y Empresariales (Cebr), que calcula también un aumento en el número de vidas que se cobrarán las patologías cardiacas en un 9,5 por ciento hasta alcanzar las 141.584 muertes a finales de esta década.

Coste de la mortalidad atribuible a ECV, previsiones para el periodo 2014-2020, en miles de millones de euros


Este estudio estima, además, que la pérdida de productividad por mortalidad prematura a finales de 2014 tendrá un coste para la economía de 1.800 millones de euros y que ascenderá a los 2000 en 2020. De las 128.169 muertes que se han producido este año, 11.359, un 8,9 por ciento, formaba parte de la población en activo, un número que alcanzará los 12.911 a finales de esta década.

El Cebr también ha investigado las consecuencias económicas de estas patologías en otros países europeos como Francia, Alemania, Italia, Suecia y Reino Unido. La suma de todos ellos junto a España supone unos costes directos e indirectos de 102.100 miles de millones de euros, una cifra similar al PIB de una economía europea de tamaño medio como Hungría y que se superará en 2020, cuando se espera que supere los 122.000 millones de euros.

Según los datos de este estudio, España ocupa el tercer lugar de las siete en cuanto a la evolución esperada en el impacto económico que tendrán estas enfermedades en los próximos meses. Un perjuicio que se espera que aumente en 56 euros per cápita en estos 10 años, pasando de los 124 euros anuales en la actualidad, a los 180.

Dentro de enfermedades cardiovasculares, están incluidas varias patologías relacionadas con el sistema circulatorio, como la cardiopatía isquémica (o infarto de miocardio) y la enfermedad cerebrovascular (ictus). De acuerdo con la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), estas dolencias se cobran 4 millones de vidas al año en toda Europa.