Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:50

Rivero trabaja para no cerrar la Unidad de Cirugía Cardiaca

Los niños tendrían que operarse en la Península

Lunes, 12 de noviembre de 2012, a las 23:28

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha asegurado que desde el Ejecutivo se está "trabajando" para evitar el cierre de la Unidad de Cirugía Cardiaca del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria, la única que presta este servicio en el archipiélago.

A la izquierda: Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias. A la derecha: Román Rodríguez, portavoz parlamentario de Nueva Canarias.

Rivero ha explicado que el cierre de esta Unidad no se debe a "razones de tipo económico", sino a que el nivel de operaciones que registra en estos momentos "no garantiza los mejores niveles de asistencia", por lo que desde el Ejecutivo se está intentando "buscar fórmulas" que permitan tener "una mejor prestación de este servicio".

El presidente de Canarias ha insistido en que el objetivo en estos momentos es que la atención a los niños que sufren problemas cardiacos "sea la mejor", para lo que ya existe un acuerdo con un hospital italiano y se está trabajando con centros de referencia "de gran prestigio" en España.

La oposición exige mantener el servicio

El portavoz parlamentario de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, ha exigido al Gobierno canario que mantenga el servicio de cirugía cardiaca pediátrica. Para el portavoz de NC, los argumentos dados por el Ejecutivo canario para justificar esta decisión son "inaceptables".

Ha explicado que ante la "alarma social y profesional" suscitada con el cierre del servicio de cirugía cardiaca infantil, Nueva Canarias demandó una rectificación porque "si hubiera algo que mejorar hay que tomar decisiones con la unidad abierta y no cerrada".

Así, ha añadido que de no revocar esta medida, a partir del próximo 31 de diciembre, los niños canarios que tengan que ser operados del corazón deberán trasladarse a la Península, mientras ha explicado que en el caso de las cardiopatías congénitas que se detecten en los controles prenatales, será la mujer embarazada la que deba trasladarse para intervenir al niño nada más nacer.

Rodríguez ha recordado además que esta unidad del Materno Infantil estaba destinada a convertirse en un hospital de referencia para el Norte de África. "Una propuesta con la que Canarias, en este ámbito, hace realidad el objetivo de convertirse en una plataforma para el desarrollo del continente vecino", ha concluido.