24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 11:10

Si yo estuviera en la piel de la ministra de Sanidad...

Tres futuros sanitarios responden qué habrían hecho durante su primer año de haber sido ministros
Si yo estuviera en la piel de la ministra de Sanidad...
La cartera del Ministerio de Sanidad.
J.A. / E.O. / C.C.
Comparte este artículo
Sábado, 04 de noviembre de 2017, a las 20:00
Este sábado se cumple un año desde que Dolors Montserrat juró su cargo como ministra de Sanidad. Desde entonces se ha tenido que enfrentar a conflictos laborales, ha lidiado con la prescripción enfermera y ha liderado su primer Consejo Interterritorial. Eclipsada por la cuestión catalana, en los últimos tiempos Dolors Montserrat ha centrado gran parte de su actividad en ser "el acento catalán" del Gobierno, como ella misma dijo que sería cuando tomó posesión de la cartera de Sanidad. Tras 365 días de mandato, los profesionales sanitarios ya empiezan a juzgar su gestión, también los más jóvenes. LA REVISTA de Redacción Médica ha contactado con futuros médicos, enfermeros y farmacéuticos para conocer su opinión sobre este primer año de gestión y preguntarles qué habrían hecho ellos.  

Uno de ellos es Carlos García, MIR de primer año en el hospital Gregorio Marañón que reconoce que la pregunta no es nada sencilla de responder. Más aún si es él el que tiene que ponerse en el papel de la ministra de Sanidad, que "de primeras la tarea no tiene que ser nada fácil". A este futuro médico de 25 años le gusta mantenerse informado de la actualidad política y sanitaria pero reconoce que "estos días ni los políticos están entendiendo qué está sucediendo".

"Desde el pasado 1 de octubre la ministra parece que se ha convertido en la portavoz del gobierno en Cataluña. Solo la veo hablando en diferentes programas de televisión sobre lo que ha sucedido tras la votación del referéndum y parece olvidar su tarea como titular de Sanidad. En España hay más problemas de los que preocuparse pero ahora solo parece importar Cataluña", señala Carlos que, indirectamente, también culpa a los medios de comunicación de este problema.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, durante su toma de posesión de la cartera de Sanidad hace justamente un año. 

Cuando se le pregunta sobre las tres medidas sanitarias más importantes que ha aprobado Dolors Montserrat durante su primer año al frente del ministerio, Carlos se queda pensando durante varios segundos y responde: "Sinceramente, no tengo ni idea. Si me obligas a responder, diría que durante este año no se ha aprobado ninguna medida importante para la sanidad de nuestro país. Y no son pocas las que se necesitan".

Si este MIR portara el maletín de Sanidad hubiera priorizado en aumentar el presupuesto para "mejorar la calidad asistencial a los pacientes, que ya de por sí es excelente gracias a la labor de los profesionales. Por ello, creo que es necesario aumentar los salarios y mejorar las condiciones laborales de todo el personal sanitario". En este sentido, Carlos conoce a muchos médicos que necesitan más estabilidad en su trabajo. Por eso cree que la OPE que se promueve y se prevé tener lista para antes de este año será "una buena solución para esos profesionales que no tienen seguridad en su empleo. Ya era hora de incrementar la plantilla del SNS". 

Más tiempo

En su día a día vive y comparte experiencias con sus compañeros de residencia, así como con los tutores, que además de ser los responsables de su formación deben de compaginarla con su tarea asistencial. "Nuestro tutor reconoce que no tiene todo el tiempo que le gustaría para dedicarnos. Siempre nos dice que ojala tuviera más para poder formar y tutorizar mejor a los residentes que tiene a su cargo. Esto quizás se
Aprobado alto para Montserrat
Los tres entrevistados coinciden en aprobar a la actual ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, aunque con grados de satisfacción diferentes. El que mejor nota le pone es el estudiante de Enfermería que le da un 7 por haber conseguido cerrar un pacto de prescripción enfermera. Para el farmacéutico residente, la ministra ha aprobado con un 6 y no le da más nota porque todavía hay medidas que considera que se tienen que llevar a cabo: "Hay que disminuir la carga asistencial, a desarrollar medidas que velen por un reparto equitativo de los residentes en función de la actividad de un determinado hospital así como una remuneración homogénea para todos los residentes independientemente de la comunidad autónoma donde se estén formando". Para el MIR de primer año, los 365 días de gestión de la ministra le han valido para aprobar con un cinco raspado. Dolors Montserat puede estar satisfecha porque la media le suma un seis.
podría regular desde el Ministerio y favorecer así una mejor formación para los MIR", reconoce Carlos, que prioriza en su agenda ministerial la regulación del papel del tutor.

En su primer año de residente en la especialidad de Cardiología se muestra orgulloso de que España siga siendo un año más líder en donación de órganos "y ya van muchos años al frente de esa clasificación". "Entiendo que España sea líder en donación de órganos es también culpa, a parte de la solidaridad de los españoles, por la labor que realiza el Ministerio de Sanidad en promoción y gestión, en colaboración con la ONT. Detrás hay un enorme trabajo de muchos profesionales que hacen posible este récord", señala orgulloso.

En estos momentos en los que el dialogo parece ser clave para resolver problemas, aunque sin mucho éxito, este joven MIR hubiera mantenido más contactos con todas las consejerías sanitarias de las 17 comunidades autónomas. "Un solo Consejo Interterritorial para abordar los problemas que viven cada días las autonomías es insuficiente. Los que mejor conocen estos conflictos son los propios consejeros y consejeras de sanidad. Por eso, yo apuesto por una mayor comunicación, un mayor dialogo que fomente y propicie el intercambio de información. Entiendo que la ministra tiene una agenda, sobre todo ahora con Cataluña, pero hay medios más que de sobra para que la comunicación pueda fluir, sea del color político que sea la autonomía", ironiza Carlos que critica que el Ministerio de Sanidad sea uno de los menos importantes para el gobierno de Rajoy y "la sanidad es lo más valioso que tiene este país".

Especialidades de Enfermería

Su 'homólogo' en Enfermería es Eneko Armendáriz, estudiante de 20 años en la Facultad de Medicina y Enfermería de San Sebastián y presidente de la Asociación de Estudiantes de Enfermería de España (AEEE). A la pregunta de qué considera que se debería haber hecho durante este primer año de legislatura responde enumerando cinco puntos que considera básicos.

En primer lugar, tendría que escoger a su equipo: "Si fuera ministro de Sanidad me rodearía de los mejores para tener buena información de primera mano". La segunda medida sería reunirse con "todas las instituciones sanitarias como colegios y asociaciones" para que dieran su visión de cómo debe ser la sanidad. "De esta manera se podrían hacer los planes de estudio y las políticas acordes a lo que realmente se necesita", explica.

También considera que se deberían promover las especialidades y dotarlas de más plazas. "No puede ser que haya profesiones, como Psicología, que no llegan a las 20 vacantes", afirma, y añade: "Además tiene que haber un reconocimiento posterior a las especialidades para que se valore su importancia". Considera también que se debería hacer un estudio para conocer por qué muchos profesionales deben abandonar España al terminar la carrera y "realizar políticas para revertirlo".

Eneko Armendáriz con su equipo

Eneko Armendáriz con su equipo de la AEEE.

Una de las posibilidades para que los profesionales no se tengan que marchar de España sería "equiparar el ratio de profesionales al que hay en la Unión Europea", indica. En su opinión, "no puede ser que aquí haya un Enfermero por cada 12 pacientes y que en Europa sean 8 pacientes por profesional". A su juicio, equiparar este ratio, además de crear puestos de trabajo, reduciría la carga laboral y "aumentaría la calidad de los cuidados".

Por último, la medida más importante que considera que se debería haber tomado es la de equiparar la categoría laboral de los profesionales de Enfermería y Fisioterapia al grupo A1 y sacarles del B1 en el que están ahora, medida que incluye un mayor reconocimiento y un aumento salarial. De hecho, considera que esta debería ser la prioridad para los próximos meses: "Salimos de la carrera con las competencias de graduados, somos facultativos, pero no se nos reconoce como tales".

Sobre el gran tema de la Enfermería en los últimos tiempos, la prescripción enfermera, dice que el problema es que actualmente se está formando a los profesionales con unas competencias en farmacología que luego no pueden aplicar en la práctica. "Que el médico tenga que firmar todo lo que hace la Enfermera es una carga de trabajo absurda que el sistema no debería asumir".

Revisión de Farmacia Hospitalaria

Manuel Murillo, farmacéutico residente en el Hospital Universitario Virgen de Macarena, en Sevilla, enfoca sus planes hacia el ámbito más laboral. "Si yo hubiera sido ministro de sanidad en el último año habría impulsado un convenio actualizado que regule la actividad laboral de los residentes a la vez que garantice su acceso a una docencia y actividad investigadora de calidad". No se olvida de su ámbito de especialización, la Farmacia Hospitalaria, en el que "hubiera insistido en la revisión y renovación del actual programa de la especialidad, el cual data de 1999 y no se adapta a las necesidades actuales, quedando bastante obsoleto".
Murillo también tiene claro que habría apostado "por  la especialización de cada profesional que forma parte del sistema de salud, el acceso a las nuevas tecnologías, y un total bilingüismo español/inglés".

Manuel Murillo

Manuel Murillo.

Para lo que resta de legislatura, tiene claras las medidas que pondría en marcha ocupara los galones de Montserrat. Insiste en la actualización del programa formativo de su especialidad, pero además trabajaría para que se cumpliera el Real Decreto de Ley 16/2012, particularmente la obligatoriedad de establecer un servicio de Farmacia Hospitalaria propio en los centros de asistencia social o en régimen de asistidos y los centros psiquiátricos que tengan cien o más camas.

Otra apuesta que pone sobre la mesa de su potencial 'programa de medidas' es que hay que "asegurar que los resultados de un fármaco en un ensayo clínico son extrapolables a la vida real y que por tanto debamos pagar solo si realmente se produce dichos resultados".

Los futuros profesionales del Sistema Nacional de Salud confían de momento en la gestión de la ministra. Nadie nace aprendido, y eso bien lo saben estos residentes que se están formando durante estos momentos, al igual que la ministra. El 'progresa adecuadamente' que le conceden a Montserrrat es un refuerzo velado a su gestión de este primer a la que solo el tiempo dirá si pasa a la historia de la sanidad española por positiva o negativa.