19 nov 2018 | Actualizado: 18:10
La Revista

Lo que los MIR exigen a la hora de escoger plaza

Los residentes aumentan sus exigencias cada año, lo que obliga a los hospitales universitarios a la mejora continua

Lo que los MIR exigen a la hora de escoger plaza
sáb 09 abril 2016. 19.00H
José A. Puglisi
Miguel Fernández de Vega y Cristina Cebrián
La finalización del examen y oficialización de las calificaciones supone una ‘vuelta a la tortilla’ del proceso de asignación de plazas MIR. De repente, el médico deja de ser el que está bajo los focos y, sobre todo cuando tiene una nota elevada, se convierte en objeto de deseo para unos hospitales ansiosos por de captar nuevos talentos. Las jornadas de puertas abiertas se convierten en un escaparate que los futuros residentes recorren para sopesar qué oferta es la que más les conviene. El ‘cliente’ es tremendamente exigente, y con ello obliga  a los centros a mostrar todos sus atractivos. La carrera por hacerse con los mejores MIR ha empezado, y nadie  quiere quedarse rezagado.

“Las exigencias de los MIR aumenta anualmente”, señala Carlos Mur. El gerente del madrileño Hospital Universitario de Fuenlabrada sabe de lo que habla gracias a una experiencia que le hace aseverar, asimismo, que  “el nivel que se pide en las facultades es cada vez mayor, por lo que los estudiantes están más preparados y es improbable que se conformen con cualquier hospital para continuar su proceso formativo”. A la hora de señalar los elementos que, a su juicio, más valoran los futuros especialistas, Mur no duda al indicar un respaldo “constante y directo”.

“Los nuevos residentes no quieren sentir que estarán abandonados en esta nueva fase de su crecimiento profesional. Por eso, buscan un centro donde consideren que tendrán una supervisión intermedia, donde no se sientan como un estudiante durante las prácticas clínicas, pero tampoco teniendo toda la carga de responsabilidades sobre sus hombros”, ha explicado a Revista Médica el gerente del Hospital de Fuenlabrada. Los puntos donde existe más preocupación es el de las guardias, pero también el momento de dar una alta, dado que “temen que una equivocación podría tener grandes repercusiones profesionales y legales”, precisa.

Carlos Mur de Viu Bernad, gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada.

Otro de los aspectos que con más frecuencia reclaman los nuevos MIR es la existencia de un buen ambiente de trabajo, lo que permite una comunicación fluida que sirva para canalizar los conocimientos, dudas o agilizar los procesos propios de la cotidianidad, como puede ser un cambio de guardia. “Además de trabajar en un lugar agradable, lo que aspiran es a no sentirse como una mano de obra barata del hospital, por lo que dan mucha importancia a los esfuerzos realizados en labores de acogida inicial y en un trato como a un profesional más dentro del servicio”, puntualiza Mur.

El factor humano es determinante. Y lo es aún más cuando el MIR proviene de otra ciudad. “Es normal que se sientan temerosos y un poco desubicados, por lo que piden mucha información sobre aspectos de interrelación personal. Aspiran a conocer si es sencillo hacer amistades y conocer a nuevos compañeros con quienes disfrutar de la ciudad y de la profesión”, añade.
APOYO DIGITAL AL MIR
El uso de las nuevas tecnologías también está a disposición de los residentes. Con el objetivo de facilitar su integración a los hospitales, las comisiones de docencia cuentan con una serie de material informativo al que podrán tener acceso desde la intranet del centro sanitario, ofreciendo todos los datos relacionados con el número de guardias, de las rotaciones internas y externas y los calendarios de obligaciones mensuales, así como todo el material docente imprescindible para garantizar la mayor comodidad para los futuros especialistas.

Intimidad entre residentes

Hugo Otaola junto con los próximos MIR y el equipo de Enfermería.

Las jornadas de puertas abiertas también son una oportunidad para que los nuevos MIR y los más veteranos hablen con mayor cercanía, exponiendo sus dudas más personales. Hugo Otaola, R-3 de Urología, ha sido uno de los encargados de atender a los nuevos residentes del Hospital Universitario de Fuenlabrada. A lo largo de esta experiencia, ha percibido que “lo más común en el primer momento es que te pregunten por el número de intervenciones, los horarios y la cantidad de guardias que se realizan, así como el ambiente de trabajo; pero cuando  ganan confianza se atreven con otros aspectos como si se cumple con la libranza después de las guardias o si los compañeros salen a tomar una cerveza después de la jornada laboral”.

Hasta el momento, asegura que no le han realizado ninguna pregunta excesivamente curiosa, pero sí le ha llamado la atención en que ninguno de los futuros residentes se ha mostrado preocupado por los mecanismos de evaluación implementados en el hospital, o en otros aspectos básicos de la formación como especialista.

Las exigencias del MIR número 1

Para Carlos Bravo, quien ha quedado primero en la actual convocatoria del MIR, ocho son los aspectos básicos que le ayudarán a escoger en qué hospital se formará como especialista. “En las últimas semanas he estado visitando hospitales en Madrid y Murcia para que me resulte más fácil tomar mi decisión. En todos he preguntado por los mismos aspectos que considero fundamentales al momento de escoger dónde cursar una especialidad”, apunta en declaraciones a La Revista de Redacción Médica. Específicamente, alguno sobre los que ha solicitado información son: el tamaño del servicio, el número total de adjuntos y la labor asistencial que se realiza en el centro.

Carlos Bravo, quien ha quedado primero en la actual convocatoria del MIR.

Bravo también ha puesto la lupa en el programa formativo que ofrecen y la distribución de tareas y responsabilidades, así como la organización de los rotativos, tanto por su duración como por si tienen o no carácter externo. Otros aspectos fundamentales son la oportunidad de investigar y participar en publicaciones y el ambiente propio del centro. “He indagado sobre cómo es el día a día entre los compañeros para hacerme a la idea de cómo se trabaja en cada uno de los centros”, ha precisado.

A tres semanas del acto de asignación de plaza, el número uno del MIR asegura que aún no ha tomado una decisión definitiva y que le quedan centros sanitarios por visitar. De lo que está seguro, hasta la fecha, es que cursará su residencia en Madrid o Murcia, pero aún está a la espera de escoger entre las especialidades de Cardiología, Neurología, Dermatología o Hematología. “Quiero escoger un hospital que me ofrezca las garantías de contar con una formación completa e integrada, que me permita desarrollar todas las competencias de asistencia clínica e investigación”, aclara Bravo.

Las exigencias de los MIR aumentan cada año, mientras que los hospitales encuentran en los requerimientos de los nuevos residentes un nuevo estímulo para promover una gran serie de cambios internos que ayuden a mejorar la dinámica de los hospitales, así como estar en la vanguardia de los procedimientos médicos, formativos e investigadores, pero sin perder ese lado humano que permita que todos se sientan como una pieza clave dentro del gran engranaje sanitario español.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.