19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Se celebra cada cuatro años en una ciudad diferente

La Enfermería española tiene una cita con la historia

Barcelona acogerá en mayo el mayor evento global de la profesión

La Enfermería española tiene una cita con la historia
Carlos Corominas
Cristina Cebrián
Comparte este artículo
Sábado, 26 de noviembre de 2016, a las 20:00
Como si fueran unos Juegos Olímpicos o un mundial de fútbol, la Enfermería global celebra cada cuatro años un congreso internacional para intercambiar experiencias y aprender unos de otros. Un encuentro que 24 años después del celebrado en Madrid, regresa a España, a una sede olímpica, a Barcelona.
 
No solo que se celebre cada cuatro años recuerda a la cita olímpica. La ceremonia de inauguración también tiene representaciones por países, con sus trajes típicos y hasta abanderados. Las dimensiones del evento, aunque si bien no llegan a las de unos Juegos Olímpicos, sí dan una muestra de la importancia de la cita: 15.000 asistentes previstos de todo el mundo y 4.485 ponencias presentadas, 1.676 en español. Un dato del que presume Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería: "En los últimos años se presentaban un número muy limitado de ponencias en español que no pasaban de las 50 y este año se presentan más de 1.600. Las enfermeras se han dado cuenta que tienen mucho que ofrecer".
 

Máximo González Jurado: "El intercambio de experiencias es muy rico" 

No en vano, la organización del evento, compartida entre el Consejo Internacional de Enfermería y el Consejo General de Enfermería de España (CGE), se ha volcado en impulsar la presencia de la enfermería hispanohablante en la cita. Por eso, de todos los asistentes que se esperan, 6.000 son españoles y 2.500 provienen de Latinoamérica.
 
Para impulsar la presencia hispana en el congreso, el CGE ha dispuesto una serie de ayudas para facilitar el pago de la matrícula, que oscila entre los 525 euros y los 825 euros, en función del momento en el que se compre. Las subvenciones a los enfermeros españoles permiten que el coste sea de entre 300 y 525 euros, también en función de la fecha en la que se adquiera la entrada. Como en los festivales de música, cuanto más tarde, más caro.
 
José Luis Cobos, asesor del CGE, apunta a que también se habilitarán ayudas para que asistan profesionales de Latinoamérica. Estas subvenciones se fundamentan en la colaboración que España y los países latinoamericanos tienen desde hace años en materia de Enfermería. Cobos explica qué aspectos de la Enfermería española están sirviendo de ejemplo para otros países: "Estamos compartiendo cómo hemos desarrollado la profesión en España tanto en el ámbito académico como en el legislativo y corporativo, como el asociacionismo y la colegiación".
 
 La importancia de la Enfermería española también quedará reflejada en mesas específicas que se celebrarán cada día para poner en valor algunas de las prácticas que se realizan en España. Cobos pone el ejemplo el enfermero de práctica avanzada: "Aquel que puede hacer una práctica no desde los cuidados generales, sino desde la especialización". Un éxito conseguido gracias a tener "el mejor sistema de formación, con enfermeras residentes". Una experiencia que "hay que poner en valor con mesas específicas y comunicaciones".
 
Presencia internacional
 

Jose Luis Cobos: "Es una muy buena oportunidad para dar a conocer la Enfermería española" 

Además de la nutrida representación de la Enfermería española, al congreso también acudirán personalidades internacionales del mundo de esta profesión. Cada día se celebrará una mesa magistral con una ponente destacada. Acudirán la doctora Leslie Mancuso, presidenta de Jhpieg, una iniciativa internacional sin ánimo de lucro afiliada a la universidad de Johns Hopkins (en EEUU); Linda Aiken, directora del Centro de Investigación para la Salud de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pensilvania; Mary Wakefield, secretaria general adjunta del Departamento de Salud de EEUU y Aiko Yamamoto que preside la Sociedad Global de Enfermería de Desastres.
 
Cobos destaca la presencia de Yamamoto como un ejemplo de la variedad de los temas que se van a abordar y su importancia. "Se va hablar de cómo se reacciona desde la Enfermería en una catástrofe y cómo se integra en su gestión sanitaria", explica. Además, el asesor del Consejo General de Enfermería adelanta que también acudirán ponentes de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud.
Un nuevo lenguaje enfermero
El Congreso Internacional de Enfermería servirá para presentar ATIC, un nuevo lenguaje enfermero que aglutina los términos utilizados en la práctica clínica y sirve para definir las actuaciones en Enfermería. Está desarrollado por Eulàlia Juvé, coordinadora de Enfermería del Instituto Catalán de la Salud y profesora en la Universidad de Barcelona, y nace de una inquietud personal. Cuando Juvé comenzó a desarrollar la práctica clínica se dio cuenta de que los lenguajes normalizados no recogían la realidad de lo que ella vivía y pensó en ir recopilando poco a poco términos que se encontraba en el día. Este germen se desarrollaría años después para crear toda una terminología nueva "cómoda para representar las observaciones y juicios" que hacen los profesionales de Enfermería en su trabajo. 

Sobran los motivos
 
Como si se tratase de la canción de Sabina, el presidente del Consejo General de Enfermería defiende que "sobran los motivos" para que los enfermeros de España vayan al congreso: "Se van a tratar todos los temas que tienen relación con la educación, la universidad, la práctica asistencial y la gestión clínica". Para él, "es el sitio adecuado donde se van a contar todas las experiencias que se hacen en el mundo con los mejores profesionales".
 
Este argumento parece haber convencido a Sonsoles Hernández, enfermera del Hospital de Móstoles y profesora de la Universidad Francisco de Victoria, que acudirá al congreso a presentar una tesis doctoral sobre medicina transfusional. Para ella, "la investigación es fundamental para que la enfermería avance, por eso hay que mostrarla y compartirla". En su opinión, el valor de que un enfermero español acuda a este evento está en que "sabrá cómo está la enfermería a nivel mundial y no solamente a escala nacional o local".
 
En apenas seis meses, Barcelona se convertirá en la capital de la Enfermería. Una cita que cada cuatro años se ha hecho imprescindible para estar al día de todas las novedades de esta profesión y que servirá como punto de encuentro para el intercambio de experiencias y el aprendizaje mutuo.