19 nov 2018 | Actualizado: 08:25
sáb 11 junio 2016. 20.00H
Redacción
Después de que se haya conocido que la multinacional Coca Cola ha invertido en España más de 12 millones de euros entre 2010 y 2015 en patrocinio de congresos, jornadas y acciones encaminadas a relacionarse con la salud y la nutrición, es llamativo que en Google, el buscador de referencia mundial, no haya calado esa ‘lluvia’ de billetes que ha caído sobre sociedades científicas y organizaciones del sector sanitario.

Solo basta teclear en Google los términos Coca Cola y salud para que la primera página, tan decisiva en la reputación de una marca, se llene de enlaces con mensajes demoledoramente negativos para la multinacional de Atlanta: ‘Los efectos corrosivos de la Coca-Cola en nuestros cuerpos’, ‘Coca Cola Zero, una bebida light con efectos cancerígenos’, ‘Efectos negativos de beber Coca Cola a corto y largo plazo’ o ‘¿Se puede morir de beber Coca Cola?’.

Rafael Urrialde, director de Salud y Nutrición de Coca Cola Iberia.

A esta última pregunta, la revista ‘Muy interesante’ responde: “Aunque a dosis moderadas el consumo de Coca Cola no es perjudicial, el exceso puede acarrear grandes problemas de salud e incluso la muerte. Este fue el caso de Natasha Harris, una joven de Nueva Zelanda que falleció hace dos años a causa de una arritmia cardiaca. Según ha sentenciado el forense del caso, la adicción a la Coca Cola podría estar detrás de su trágico final”.

“El recibir 10 cucharadas de azúcar de un solo golpe provoca un efecto devastador en nuestro organismo”, dice una de las webs mejor posicionadas en la búsqueda de Coca Cola y salud, y añade que, entre otros efectos, “a los 45 minutos de consumirla nuestro cuerpo empieza a producir más dopamina, sustancia que estimula nuestros centros de placer cerebrales. Este tipo de efecto es comparado con el que produce la heroína”. Ejemplos negativos como el que se acaba de detallar se encuentran por decenas con suma facilidad en la red.
LA VENTA DE LA FELICIDAD COMO RECLAMO

Valentín Fuster.

La multinacional de Atlanta utiliza reclamos como el concepto felicidad para atraer a grandes gurús de la salud. Así, creó un ente llamado ‘Instituto Coca Cola de la Felicidad’ (cuya web ahora redirecciona a la corporativa) en el que trató de reunir una amplia base documental de estudios que vinculan la felicidad con la salud. A través de este instituto organizó también el I Congreso Internacional de la Felicidad, en el que participó el prestigioso cardiólogo Valentín Fuster. Paradojas de la vida, uno de los líderes mundiales que más alertan sobre la epidemia de obesidad que asola al primer mundo. También habló de ella en ese ‘congreso feliz’, aunque la nota de prensa de Coca Cola no hizo referencia a ello.


Aquarius, marca no tan saludable

Pero si lograr que Coca Cola sea considerada como saludable es una empresa casi imposible, ni regando de millones el mundo entero, parece que Aquaruis, la marca del grupo considerada a priori la ‘saludable’ de las que comercializa la multinacional, tampoco lo está logrando.

NO ES PROFETA NI EN SU TIERRA
Si de términos de salud hablamos, la Coca Cola no parece ser ya profeta ni en su tierra, Estados Unidos. Hace años que el Ayuntamiento de Nueva York, preocupado por la epidemia de obesidad que afectaba a sus ciudadanos, empezó a tomar medidas contra esta bebida y las carbonatadas en general. El primer paso fue prohibir la venta en formatos de más de medio litro en los restaurantes, estadios y salas de cine de la ciudad. En España comienzan a verse también esos vasos XXL en estos recintos públicos.
De nuevo el ‘Dr. Google’ (así llaman los pacientes a sus consultas de salud en este buscador) da su veredicto si intentamos relacionar Aquarius y salud. Primero desmonta uno de los nichos de mercado favoritos de la marca propiedad de Coca Cola: ‘¿Porqué no debo tomar Aquarius si tengo diarrea?’ se pregunta el blog de un profesional sanitario, que argumenta que “es una bebida preparada solo y exclusivamente para reponer las pérdidas de azúcares, sales y liquido producidas por el sudor durante el ejercicio físico y no para reponer las pérdidas de azúcares, sales y líquido producidas por los vómitos o la diarrea”.

Y lo que termina de rematar la reputación de Aquarius en el buscador es que el propio Google, al relacionar la marca con salud te hace algunas sugerencias bastante explícitas: ‘Aquarius es malo para el hígado’, ‘Aquarius malo para el riñón’, ‘Es malo beber Aquarius’ o ‘Efectos secundarios del Aquarius’ tampoco ayudan a tranquilizar al potencial consumidor sobre la salubridad de esta bebida comercial.

Coca Cola tiene trabajo por delante si quiere unir su imagen a salud en España. Si de verdad desea lograrlo, lo más lógico es que cambiara de estrategia y reformulara la composición de sus refrescos para que fueran realmente sanos. Si no está dispuesto a dar ese paso saludable real, y lo que le interesa solamente es la apariencia y la reputación comercial, le queda solo la vía que parece que está siguiendo el director de Salud y Nutrición de Coca-Cola Iberia, Rafael Urrialde: sacar la billetera.
SUS TENTÁCULOS LLEGARON A LA ADMINISTRACIÓN

Ángela López de Sa.

En España se ha comentado que el poder de Coca Cola llegó incluso a ‘controlar’ la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. La noticia saltaba a los medios en marzo de 2012. “El presidente en España de la multinacional estadounidense, Marcos de Quinto, ha logrado que una de sus ejecutivas de confianza asuma la dirección general de la Agencia Española Alimentaria.De este modo, el Consejo de Ministros nombrará a Ángela López de Sa presidenta del organismo. Los grandes fabricantes de productos relacionados con alimentos vinculados a la dieta sana y mediterránea dudan de la imparcialidad de López de Sa a la que consideran estrechamente vinculada al bando de los refrescos”, denunciaba ‘Economía Digital’ en sus páginas, que añadía que “la desconfianza aún se ha hecho mayor al saberse que la nueva responsable pública de la nutrición y salud alimentaria ha pedido la excedencia de Coca-Cola para no perder los derechos laborales derivados de la relación profesional”.Por su parte, El País advertía en noviembre de ese año que “la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.