¿Por qué el SARS-CoV-2 de la segunda ola es más contagioso?

La cepa del Covid-19 que predomina a nivel mundial ha demostrado tener una mayor capacidad de transmisión

Sanitaria con muestras biológicas
¿Por qué el SARS-CoV-2 de la segunda ola es más contagioso?
mié 04 noviembre 2020. 11.30H
Un grupo de expertos de la Universidad de Texas ha llevado a cabo un estudio sobre una de las mutaciones del Covid-19. Esta investigación, publicada en la revista Nature, desvela el potencial de contagio de la mutación D614G de la cepa de coronavirus que ahora mismo domina a nivel mundial.

En este trabajo, los científicos han realizado varias pruebas para descubrir el nivel de propagación viral que tiene esta cepa y la efectividad que tendría una vacuna con ella.

En el artículo desarrollan el trabajo de investigación que han realizado durante todos estos meses con hámster y células epiteliales de un pulmón humano. Los resultados que han obtenido demuestran que esta mutación de la proteína en la envoltura del virus G614 mejora su replicación, tanto en las células epiteliales del pulmón como en los tejidos primarios de las vías respiratorias. Esto lo consigue gracias a la mejora de los viriones en su capacidad para invadir al organismo infectado.

Aumento de la replicación


En los hámster infectados con esta variante del coronavirus, se descubrió que su carga viral mayor se encontraba en el tracto respiratorio superior, pero no así en la zona de los pulmones.

Este estudio confirmaría que la mutación de la proteína D614G en el virus del Covid-19 hace que se aumente la carga viral, lo que provocaría una mayor capacidad de transmisión, así lo explican en las conclusiones de su trabajo: “En comparación con el virus D614 original, el nuevo virus G614 se replica a un nivel más alto en las células del pulmón y en los tejidos primarios de las vías respiratorias superiores. Las distintas replicaciones tienen una diferencia de 13,9 veces entre el virus D614 y el nuevo G614”.

Estudiar nuevas mutaciones


En cuanto a la vacuna, las pruebas realizadas en los hámster demostraron que la mutación no tiene por qué reducir la capacidad de una vacuna futura, y señalan que las terapias de anticuerpos deben probarse con el virus G614 circulante para ver su incidencia con esta mutación.

Por último, los encargados de este estudio añaden que los hallazgos que han realizado tienen “implicaciones importantes para comprender la evolución y la propagación de la pandemia de Covid-19, así como la eficacia de la vacuna y el desarrollo de terapias de anticuerpos. Los esfuerzos futuros deberán ir encaminados a estudiar nuevas mutaciones, incluidas las que esté relacionadas con la sustitución de la proteína D614G en el SARS-CoV-2”.

-Consulta aquí el artículo completo-
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.