La Revista

Este fenómeno amenaza la seguridad del paciente, la práctica clínica y repercute en el balance del sistema sanitario

La crisis de suministros provoca ‘cuellos de botella’ en sanidad hasta 2023
Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin; Alfonsa Friera Reyes, responsable de Asuntos Profesionales de la SERAM; y Luis Fernando Talavera, vicepresidente de la AEIH.


12 feb 2022. 09.55H
SE LEE EN 5 minutos
La sanidad señala la obsolescencia tecnológica de los hospitales españoles como una de las grandes lacras de los últimos tiempos al amenazar directamente a la seguridad del paciente, así como a la práctica clínica. Para hacer frente a esta preocupación, el Ministerio de Sanidad anunció el Plan de Inversiones en Equipos Sanitarios de Alta Tecnología, conocido como Plan Inveat, con una inversión de 796,1 millones de euros. Si bien, la actual crisis de suministros es un motivo de preocupación en el sector, ya que puede ser un 'cuello de botella' para la llegada de estos equipos.

La Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha explicado a Redacción Médica que esta crisis mundial está generando generado una "situación de inestabilidad" a nivel global marcada por mercados altamente tensionados debido a la reducción significativa de la disponibilidad de determinadas materias primas y de componentes electrónicos. Algo que, unido al incremento de costes de las materias primas, de la energía y de la cadena logística de transporte, está provocando sobrecostes y retrasos en la llegada de material y componentes.

Por ello, las empresas de tecnología sanitaria española trabajan sin descanso para evitar situaciones de falta de equipos dentro de los plazos previstos y evitar seguir con equipos médicos antiguos. A ojos de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), la obsolescencia es "una merma tanto para la calidad de las exploraciones como para la seguridad de pacientes y profesionales". "Nuestro parque tecnológico es uno de los más obsoletos de Europa".

Aunque las empresas estén dando todo para evitar problemas por la crisis, sí que reconocen que hay una cierta amenaza cuando una misma empresa de fabricación reciba pedidos múltiples al mismo tiempo. En cualquier caso, "la previsión es que el año próximo (2023) la situación se normalice y se pueda disponer de todo el equipamiento a tiempo", anticipa por su parte Alfonsa Friera Reyes, responsable de Asuntos Profesionales de la SERAM y jefa del Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid. "La falta de microchips afecta a cualquier equipo electrónico que los integre en su estructura y nuestros equipos los tienen", recuerda.

"Este asunto coincide en el tiempo con la importante inversión en equipamiento que va a suponer el Plan Inveat, la suma de dinero más cuantiosa hasta la fecha inyectada en España", apostilla Friera Reyes en declaraciones a este medio. "Va a haber retrasos en la implantación de equipos y algunos van a tener que apurar los plazos impuestos por Europa, en septiembre del 2023", lamenta. 

Crisis de suministros: ligera influencia en los hospitales


Por su parte, Luis Fernando Talavera, vicepresidente de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) y director de Ingeniería del Hospital Dr. Negrín (Gran Canaria), explica a este medio que este plan europeo de inversión en tecnología sanitaria puede verse afectado por la crisis de suministros, pero “mínimamente”.

En su opinión, esta crisis no va a afectar a este proyecto de renovación tecnológica, y que, como mucho, “se pueden producir retrasos en la entrega de material de algunos meses, pero no se puede hablar de más tiempo”. “No parece que vaya a afectar de forma dramática al asunto de la obsolescencia, porque los fondos europeos ya están destinados a ello”, indica.


El problema en el suministro es tener que dar servicio de muchos productos al mismo tiempo



Si acaso, argumenta, en donde puede haber problemas en el suministro es si un mismo fabricante recibe múltiples pedidos simultáneos, al tener que dar servicio de muchos productos al mismo tiempo. “Eso sí puede ser un cuello de botella”, apunta Talavera.

La renovación tecnológica del Sistema Nacional de Salud


Además, la Fenin ha recopilado una serie de propuestas para acabar con la obsolescencia: por un lado, facilitar la financiación de esta tecnología a las comunidades autónomas, con un interés del cero por ciento y sin que computen como deuda; y, por otro lado, poder articular la financiación del Gobierno con créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) también a interés cero y sin computar como deuda. 

De esa manera, la federación considera que estas reformas son urgentes para el sector sanitario y las engloba en siete bloques: financiación de la sanidad, transformación digital del sistema de salud, contratación responsable y compra basada en valor, renovación del parque tecnológico sanitario, dotar al Sistema Nacional de Salud (SNS) de los recursos humanos y técnicos que sean necesarios, promoción de la cultura de la seguridad y plan de contingencia y reserva estratégica.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.