La Revista

Alejandro Muñoz ha sido elegido por segundo año consecutivo “mejor profesor de Medicina” de la Universidad de Sevilla

El mejor profesor de Medicina: "Uso TikTok para mejorar mis clases"
Alejandro Muñoz, profesor de Reumatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla.


15 may 2022. 14.20H
SE LEE EN 4 minutos
Cada año, los estudiantes del grado de Medicina escogen al que ha sido su “mejor profesor” de entre todo el cuadro docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla. Este 2022, por segundo año consecutivo, Alejandro Muñoz Jiménez ha sido reconocido con este premio, un galardón que ha sido posible gracias a tres claves: nuevas tecnologías como TikTok, pasión y conectar con la realidad de la profesión. 

Muñoz es especialista en Reumatología en el Hospital Universitario Virgen del Rocío, labor que suma a la docencia y a la coordinación de los estudiantes de la Facultad de Medicina. El reconocimiento dado por sus alumnos ha sido “una sorpresa, pues ya el año pasado fue el premio que más ilusión me hizo y con este nuevo reconocimiento ahora se confirma el trabajo que venimos haciendo desde el el Servicio de Reuma del Hospital Virgen del Rocío durante estos dos años”.

La clave para conectar con los estudiantes y hacer de sus clases un espacio abierto y de aprendizaje continuo reside en tres pilares. El primero de ellos forma parte de la personalidad del propio médico, “hay que ser un apasionado de lo que haces, si te apasiona tu trabajo eres capaz de trasladarlo y hacerlo sentir así a los alumnos y alumnas”.

Pero no solo de pasión y vocación se llena las clases. Conectar con los estudiantes plantea un reto a los docentes de todas las áreas, pues el salto generacional es constatable entre estudiantes y profesores. Así, Muñoz destaca que “hay que conocer muy bien al estudiante y a la gente joven”, para ello este profesor se planteo al inicio de sus carrera docente “bajarme aplicaciones como TikTok, y me empecé a interesar por lo que es el metaverso, el trap y el rap y eso es la pieza fundamental, un profesor no puede estar disociado del alumno socialmente hablando”. Así, durante su docencia Muñoz recalca que "uso TikTok para mejorar mis clases, con vídeos y música que conocen y entienden los alumnos porque forman parte de su vida cotidiana". 


"Un profesor no puede estar disociado del alumno socialmente hablando"



Las nuevas tecnologías se presentan así como herramientas básicas para conocer a los estudiantes, pues aunque “no es una condición sine qua non, pero es necesario que en medio de una clase podamos conectar con el alumno, con un ejemplo que no sea el típico historicista o futbolístico, que sea un ejemplo que esté en su mundo, de TikTok o redes sociales. Esto hace que el estudiante te siga”.

Finalmente, la tercera vía para que las clases de Medicina sean algo más que un repertorio de datos reside en explicar la realidad. Algo básico pero que no siempre se tiene en cuenta. Así, Muñoz señala que “muchas veces la clase teórica se disocia de lo que es la Medicina y como se lleva a cabo de forma real”, una situación que se soluciona con la “implicación y la conexión entre la clase y el mundo real, algo que es fundamental”.

Formar médicos sin dejar de lado otras profesiones


Aunque la falta de especialistas es una realidad en todo el territorio nacional, la experiencia como docente de Alejandro Muñoz alerta de la necesidad de tener en cuenta los diferentes perfiles que se encuentran en las aulas del grado de Medicina.

“La facultad de Medicina es muy poliédrica, el médico no solo debe saber pasar consulta o  entrar en un quirófano, es importante que también sepamos preparar a científicos o a futuros cargos de gestión”, expone Muñoz.

En este punto, desde la perspectiva docente se recalca la importancia de saber “texturizar a los estudiantes, es decir, el estudiante no es una entidad homogénea, tiene sus inquietudes y no todo el mundo tiene que acabar como cirujano o especialista, también están las salidas de investigación o gestión sanitaria. Es importante captar a ese estudiante y colocarlo en una trayectoria atractiva para él para que no abandone la carrera”.

Para los futuros alumnos que pasen por las aulas de Medicina, Muñoz presenta un consejo claro, “para ser médico hay que ser buenas personas, que ser honestos consigo mismo y sobre todo levantarse cada maña con la firme vocación de hacerlo bien, con esas tres cosas yo creo que tiene el éxito asegurado”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.