La Revista

El enfermero Adrián Díaz lleva más de seis años divulgando sobre la enfermedad a través de sus distintas redes sociales

El manual viral de Don Sacarino para llevar la diabetes a los más jóvenes
Adrián Díaz, enfermero pediátrico detrás de Don Sacarino.


09 oct 2022. 16.00H
SE LEE EN 4 minutos
Adrián Díaz es enfermero pediátrico, pero en redes sociales todo el mundo lo conoce como Don Sacarino. ¿La razón? Es el nombre del proyecto en el que está inmerso desde hace más de seis años donde divulga sobre diabetes, una enfermedad que al propio Díaz diagnosticaron con quince años. A través de su página web y redes sociales, el enfermero comparte información y aconseja a familias sobre cómo abordar esta enfermedad en los más pequeños.

“Dos años después de aprobar la plaza EIR, mientras me estaba especializando en Pediatría en Lorca, me di cuenta que allí no existía ninguna figura de un educador en diabetes que pudiera orientar a las familias”, explica el enfermero, confesando que “hay que tener suerte incluso para que dentro de un mismo país, dependiendo de la zona donde vivas, se tenga acceso a determinados profesionales o no”. “Allí esta ausencia la cubría la propia Asociación de Diabéticos de Lorca”, admite. Precisamente, en ese momento, fue cuando pensó por primera vez en “crear un espacio, orientado a niños y familiares, donde cualquier persona pudiera acudir y saber más sobre la diabetes”.

Al principio Don Sacarino comenzó como una página web, pero con el boom de las redes sociales, “enseguida se fue ampliando”. “De hecho, ahora mismo Instagram es la red por donde más consultas recibo, aunque va cambiando”, admite a este periódico, asegurando que para él es “la plataforma más cómoda y con la que puede llegar a un mayor volumen de gente”. Mientras, actualmente en su página web, recopila información, guías e infografías “para que queden ahí archivadas”.

Como enfermero y diabético, ¿se aborda diferente la enfermedad?


Como enfermero pediátrico y también como diabético, Díaz reconoce que “ambas cosas le ayudan a abordar de otra manera la enfermedad en los más pequeños”. “Es cierto que hay una serie de puntos a la hora de tratar tanto a un niño como adulto con diabetes en los que nunca entraría, porque considero que no son mis competencias”, admite el enfermero. No obstante, reconoce que “con los niños y sus familias que le escriben, a nivel privado, trabaja aspectos muy diversos”. “Muchas veces tan solo necesitan hablar con alguien que los entienda, se conforman con tener a una persona que les de apoyo”, señala, confesando que en ocasiones las familias con niños diabéticos “se sienten desamparadas”.

“Me parece increíble algunas preguntas básicas que me realizan las familias, relacionadas con productos o alimentos, porque significa que ni quisiera se les proporciona unos mínimos de información sobre la diabetes”, subraya el enfermero. Por eso, incide, en la importancia de tener canales a los que puede llegar gran parte de la población, como las redes sociales, y divulgar sobre ello. Y que, precisamente por esta razón, un proyecto como Don Sacarino “no tiene nunca un punto y final”.


"A veces, las familias que tienen niños diabéticos tan solo necesitan a alguien con quien hablar y que les entienda"



No obstante, Díaz afirma que también hay que tener cuidado con la otra cara oculta de Instagram. “Las familias tienen tendencia a compararse siempre con el de al lado, ni más en redes sociales, piensan que otros lo gestionan mejor que ellos”, afirma, admitiendo que “él siempre deja claro que si la diabetes es una enfermedad muy complicada de base, con niños lo es todavía más”. “En el caso de los más pequeños, por ejemplo, cómo se distribuye la insulina durante el día va cambiando con el tiempo, son casos llenos de particularidades”, asegura.

“Al final con la diabetes aprendemos todos, soy el primero que en estos seis años siendo Don Sacarino he aprendido muchísimo de otros ámbitos como de nutrición”, admite Díaz, que reconoce “no haber vivido nunca un conflicto en redes sociales con otros compañeros de profesión”. No obstante, afirma que desde la pandemia “no se hace tanta divulgación como hace años, el covid ha hecho daño no solo desde el punto de vista médico, también ha terminado con las ganas de divulgar de muchos profesionales”. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.