Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:55
La Revista

El 'adiós' del MIR: "No es habitual que te contraten en tu propio hospital"

Joaquín Puerma, malagueño y R4 de Endocrinología en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón

Joaquín Puerma
El 'adiós' del MIR: "No es habitual que te contraten en tu propio hospital"
Esther Ortega
Sábado, 22 de septiembre de 2018, a las 20:00
A Joaquín Puerma, malagueño y R4 de Endocrinología en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón (HUFA), todavía le quedan muchas guardias antes de abandonar la residencia, pero ya tiene claro que tendrá que hacerse un buen tour repartiendo currículums vitae para conseguir trabajos aunque sea cubriendo bajas o vacaciones. "Así, poco a poco, iré cogiendo experiencia para conseguir un contrato cada vez mejor, que con la situación que tenemos ahora mismo en la Sanidad, está complicado", se sincera el joven, que estudió en la Universidad de Granada antes de venirse a la capital y ahora afronta la recta final de su residencia

Por suerte, las noches ya cuestan menos: "Ya estoy habituado a las guardias, cuando subes de año de residencia vas haciendo más guardias de hospitalización  y menos guardias de Urgencias", relata Joaquín que añade: "las guardias de planta me gustan más porque, en general, son siempre más calmadas y permiten ver bien a los pacientes, con tranquilidad -detalla el especialista-. Las guardias de Urgencias son un poco más exigentes porque tienes que ver más cantidad de pacientes y con mayor rapidez. Cuando eres R mayor solo tienes una aunque suele ser de mayor de la guardia con bastante responsabilidad y se agradece tener menos", admite el joven

Para el joven, que forma parte del grupo de Trabajo 2.0 de la Sociedad de Diabetes, lo primero es "terminar el R4 e intentar aprender lo máximo posible", antes de emprender la búsqueda de empleo. "Aunque haya casos en los que te contratan en tu propio hospital, no es muy habitual y tienes que irte a buscar a otro", lamenta Joaquín, que se felicita de haber elegido Madrid como destino: "Es una gran ciudad y da muchas oportunidades tanto a nivel de formación, porque las sociedades médicas son bastante potentes y hacen bastantes cosas y porque la ciudad al final, aunque al principio de cierto miedo, sí que te da la oportunidad de hacer un montón de cosas en torno al ocio y actividades culturales".

PRIMEROS DÍAS

Ahora, toca hacer balance de todo este tiempo, aunque los recuerdos se difuminan. "He estado trabajando estos tres años y bastante bien, aunque es muy distinto a lo que esperaba", admite el endocrino, que tuvo que ir adaptándose al ritmo del hospital: "Uno cuando escoge una especialidad y elige un futuro trabajo no sabe exactamente a qué se enfrenta. Hasta que no te encuentras en la situación del hospital no sabes bien cómo va a ser".


"Los primeros días recuerdo estar bastante perdido en general, no saber qué tienes que hacer exactamente"


Como a la mayoría de R1, lo que más le costó fue aprender a desenvolverse en el hospital: "Lo que más me sorprendió fue el día a día de un residente, de trabajar en consulta o ver cosas de planta. Aunque siendo alumno intentas implicarte en lo que son las prácticas lo máximo que te dejen, estar de residente es algo que implica mucho más", reconoce Joaquín, al que ya le cuesta recordar los primeros pasos: "Los primeros días recuerdo estar bastante perdido en general, no saber qué tienes que hacer exactamente o tardar muchísimo en hacer las historias, tener que aprender una sistemática diferente…", rememora. 

La especialidad era tal y como se la había imaginado, por lo que Joaquín está encantado. "Yo escogí la especialidad de Endocrinología porque es bastante general y puede expandirse a muchos campos. Además, con el paciente creas confianza, por ejemplo: un diabético tipo 1 tiene su propio endocrino y muy pocos pacientes van a tener a su especialista de referencia tan cerca para poder confiar y poder contarle ciertas cosas que igual son más delicadas", destaca el malagueño, a quien desde la carrera siempre le atrajeron los temas de alimentación y nutrición: "Antes y durante la carrera yo estaba un poco gordito, con dietas y ejercicios fui perdiendo bastante peso, por eso he ido buscando bastante ese tema".

DESARROLLO DE APLICACIONES

Joaquín ha creado varias aplicaciones con su hermana y la primera de ellas, 'Glucosap', ha tenido muchísimo éxito dentro del sector. "Hemos juntado las dos facetas y hemos creado una pequeña empresa de aplicaciones sanitarias. Esta sirve para ajustar el tratamiento de insulina en Urgencias y durante la hospitalización,y tiene bastantes descargas", se enorgullece el médico, que nunca se esperó 

"Lo que más me está gustando es que me parece un hospital bastante docente, no dejan solo al residente"


tanto éxito: "Me ha sorprendido la acogida, nosotros lo hicimos para un concurso en un congreso de Urgencia y ha seguido manteniéndose.  Está dirigida a los profesionales, no a los pacientes, pones los datos y las características del paciente y te recomienda una dosis de insulina", explica el joven, que ha desarrollado más aplicaciones para la hiponatremia y la nutrición.

El desarrollo de estas aplicaciones lo ha realizado compaginando su residencia en el HUFA. "Lo que más me está gustando es que me parece bastante docente, es un hospital en el que generalmente no dejan solo al residente, ayuda bastante a su formación y la Unidad Docente tiene unos tutores que están muy pendientes de los residentes", se alegra el joven, que añade: "En general se aprende bastante, tanto en la rotación en Medicina Interna, que es muy buena, como en Urgencias, que aunque haya momentos buenos y momentos malos, te sientes arropado si comparas con otros hospitales, por lo que se aprende mucho de Medicina General".