18 nov 2018 | Actualizado: 14:30
Las 'amistades peligrosas' de un exconsejero llamado Comín
El exconsejero de Salud Antoni Comín y el director de operaciones de Hestia Alliance en 2013, Carles Bosch.
Dom 07 enero. 13.20H
La amistad en política conviene cocerla a fuego lento por si salta, que queme lo menos posible. De eso se van dando cuenta en Cataluña, donde el procés ha hecho impresionantes cabriolas en la complicidad independentista, que ya no se acuerda de las izquierdas y las derechas sino del único fin posible de la desideologizada secesión. En esas ha entrado de lleno el exconsejero de Salud, Antoni Comín, que ha loado la entrevista que le ha hecho en su blog Carles Bosch, que en 2013 era director de operaciones de Hestia Alliance. La paradoja es que antes de este masaje mutuo, en los tiempos en los que Comín se publicitaba como el azote desprivatizador, no tenía problemas en dar lecciones de moral por los presuntos beneficios que el citado grupo sociosanitario sacó de la Generalitat catalana supuestamente a cambio de una donación de 80.000 euros. En concreto, un contrato de gestión de un hospital por 500 millones de euros que era legal, pero nada ejemplar, y que a Comín le sirvió para tomar distancia con quienes ahora aplaude…
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.