23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:00
Sábado, 15 de julio de 2017, a las 14:00
Los contratos de los directivos de compañías multinacionales que cotizan en Bolsa están normalmente repletos de ‘bonus’ e incentivos salariales para motivar una maximización de los beneficios. Sin embargo, hay ocasiones en las que un sueldo poco tiene que ver con la eficiencia del director general asalariado.  Este es el caso de Joseph Papa, consejero delegado de Valeant, que en 2016 cobró unos 63 millones de dólares (unos 55 millones de euros), el segundo sueldo más elevado del sector biofarmacéutico. Una cantidad que no parece corresponderse con sus resultados: la farmacéutica que dirige lleva meses sumergida en varias polémicas relacionadas con la manipulación de preciosb de sus medicamentos, que han  llevado a que sea investigada por el gobierno de Estados Unidos. Esta situación ha afectado de forma irremediable a la reputación de Valeant, provocando la caída en picado del valor de sus acciones. No parece que por lo que se incentive a Papa sea por mejorar las cuentas del laboratorio precisamente…