Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:00
Martes, 23 de mayo de 2017, a las 13:20
Las tácticas negociadoras del consejero vasco de Sanidad, Jon Darpón, y su equipo están irritando a los sindicatos, quienes consideran que Osakidetza actúa con una mezcla de procrastinación y mala fe. “Se convocan reuniones absolutamente improductivas solo de cara a la galería, para que parezca que tienen la mano tendida, y cuando nos quejamos nos tachan de alarmistas”, explica una fuente sindical. La acusación de “alarmismo” a los representantes laborales, en efecto, se ha convertido en una ‘coletilla’ en las últimas comunicaciones del Departamento de Salud vasco, y estos lo ven como parte de una calculada estrategia que tiene una segunda ‘pata’: enterrarles en documentación. Los sindicatos se quejan de que los directivos de Osakidetza se presentan en la Mesa Sectorial con un montón de extensos documentos que no han podido ver previamente, por lo que su estudio y valoración quedan necesariamente pendientes para la siguiente reunión. Como estas mesas se espacian bastante en el tiempo (solo una en lo que va de legislatura), las negociaciones no avanzan, y los sindicatos –advierten– van perdiendo la paciencia…