Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Autonomías > C. Valenciana

Sanidad quiere instalar desfibriladores en centros educativos y estaciones

El borrador del decreto prevé obligar a que las instalaciones más frecuentadas cuenten con este dispositivo

La consejera de Sanidad, Carmen Montón.
Sanidad quiere instalar desfibriladores en centros educativos y estaciones
Redacción
Jueves, 11 de mayo de 2017, a las 13:40
La Consejería de Sanidad planea obligar a grandes centros educativos y deportivos a contar con un desfibrilador en sus instalaciones. Así figura en una resolución por la que se somete a información pública el proyecto por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores externos automáticos y semiautomáticos fuera del ámbito sanitario, en la Comunidad Valenciana.
 
La normativa del Consell, que aún está en trámite, también afecta a estaciones de tren y autobús y a establecimientos públicos con aforo de al menos 1.000 personas. En su exposición de motivos, el borrador de decreto recuerda que la fibrilación ventricular está detrás del 80 por ciento de las muertes súbitas de origen cardiaco y “requiere atención inmediata, ya que por cada minuto que se retrasa su tratamiento adecuado se reduce en un 10 por ciento la posibilidad de supervivencia de la persona que lo padece”.
 
Según el documento, que hace hincapié en la necesidad de permitir el uso del dispositivo al personal no sanitario, todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán de tener estos dispositivos en sus aeropuertos, puertos comerciales o estaciones de tren y autobús. También se incluyen a todas las estaciones de metro que acojan a un mínimo de 2.000 personas al día.
 
También deberán incorporarlo todos los centros educativos que acojan a, al menos 1.500 personas (universidades, grandes institutos o colegios concertados que ofrecen desde Primaria a Bachillerato); los complejos deportivos en los que a diario pasen un mínimo de 500 personas y los establecimientos públicos con un aforo de un millar de personas.