La Comunidad Valenciana ha puesto en marcha un proyecto al que no se ha acogido ninguna compañía del sector

La sanidad da la espalda al primer piloto de jornada de 4 días en España


04 oct 2022. 14.15H
SE LEE EN 6 minutos
La Comunidad Valenciana se ha convertido en pionera en España al ser la primera región en poner en marcha un proyecto piloto para implantar la jornada laboral de 32 horas, sin modificar el sueldo de los trabajadores. Para incentivar a su puesta en marcha, la Dirección General de Trabajo de la Generalitat Valenciana puso en marcha un plan de incentivos económicos y que contemplaba hasta 9.000 euros en tres años por cada trabajador al que se le reduzca el tiempo de trabajo.

Sin embargo, ninguna de las empresas que desarrollan su actividad en el sector de la salud en esta región ha optado por implantar la jornada de 32 horas, según han revelado fuentes de la Dirección General de Trabajo de dicha comunidad a Redacción Médica.

En cambio, algunas de las compañías que se dedican a la actividad asistencial en la Comunidad Valenciana, reconocen que, en la actualidad, “es difícil de aplicar” en los centros sanitarios debido a sus características. “Estos centros abren sus puertas 24 horas y 365 días al año”, por lo que, a nivel organizativo, y en un contexto de déficit de profesionales, es “muy complicado”.

No obstante, no se cierra la puerta a esta jornada de 32 horas en un futuro si están a disposición los recursos necesarios para ponerla en marcha sin ver afectada la calidad asistencial.


¿En qué consiste el proyecto piloto?


Con el proyecto de la jornada de 32 horas, la Comunidad Valenciana se convierte en la primera que pone en marcha este tipo de ayudas públicas, que se enmarcan en un proyecto piloto de 3 años para impulsar este cambio de los horarios de trabajo. La Generalitat ofrece a las empresas que voluntariamente se acojan a este programa 9.600 por cada empleado al que se aplique la jornada de 32 horas. Las ayudas se concederán a aquellas “que reduzcan su jornada laboral un 20 por ciento  o a 32 horas semanales, sin que se vean afectados los salarios del personal”.

Para poder recibir la subvención la reducción de la jornada tendrá que afectar a un mínimo de la plantilla. Así, en el caso de empresas de hasta 49 trabajadores, obligatoriamente el 30 por ciento de la plantilla deberá verse afectada por la reducción horaria. El porcentaje se reducirá al 20 por ciento en el caso de empresas de 50 o más empleados.


La sanidad privada, optimista en el futuro


De hecho, la sanidad privada mira con optimismo la posibilidad de implantar en sus centros la jornada laboral de 32 horas, es decir, de cuatro días. El sector compra el modelo que ha puesto en marcha en forma de piloto la Comunidad Valenciana y da su visto bueno a que sus empresas se adhieran, pues lo ve como un aliciente para trabajar en la privada. Si bien pone 'peros', ya que reclama que esta medida sea ponderada también desde el punto de vista de la escasez de profesionales.

Desde la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) destacan a este diario que la opción de implantar el modelo valenciano es de “interés”, ya que impulsa la “motivación” de los profesionales. No obstante, advierten que esta medida debe ser “valorada desde todos los prismas” ante la escasez de profesionales sanitarios que atraviesa actualmente España.


"Hay que ser consciente de que la carencia de enfermeros y médicos en algunos casos ha llevado a nuestros hospitales al cierre de plantas y servicios"



La jornada de 32 horas es una iniciativa que la sanidad privada ve con buenos ojos. “Desde ASPE consideramos que es de interés impulsar medidas que puedan aumentar la motivación de nuestros empleados”, han trasladado fuentes de la organización en declaraciones a este medio. “Sabemos que una adecuada motivación del personal repercute directa e indirectamente en la satisfacción del paciente y en la calidad del servicio prestado”, han añadido.

Con todo, han avisado de que “hay que ser consciente de que la carencia de enfermeros y médicos en algunos casos ha llevado a nuestros hospitales al cierre de plantas y servicios” y, por ello, han destacado la importancia de que cualquier decisión que afecte a los profesionales se valore primero desde todos los enfoques posibles.


La propuesta no cala en la sanidad pública


Mientras, en la sanidad pública la percepción es muy diferente. No es una propuesta que convenza a toda la sanidad, teniendo en cuenta las condiciones específicas que presenta este sector, tal y como explican tanto desde la sanidad pública como desde la privada a Redacción Médica. Ambos ámbitos temen que el nuevo sistema no sea capaz de conjugar las condiciones laborales propias de la profesión y no tenga en cuenta la escasez de ciertos perfiles sanitarios.

Para los médicos, resulta "dudoso" que se pudiera plantear esta medida en la sanidad pública cuando "todavía hay muchas comunidades autónomas" en las que no se han recuperado las 35 horas previas a 2010 y los profesionales continúan trabajando 37 horas y media, puntualiza Vicente Matas, coordinador del Centro de Estudios del Sindicato Médico Andaluz (SMA). Es más, según cifra el experto, la jornada efectiva de los médicos, tras sumar las guardias, alcanza las 48 horas semanales, es decir 1,5 veces al estándar que se propone, sin contar las 150 voluntarias que se permite hacer anualmente. "Hablar de las 32 horas en un colectivo que llega a las 48 es un poco raro", apunta.

Otro obstáculo que plantea la sanidad como sector es la infradotación de plantillas. Para evitar que los profesionales sanitarios asumieran la carga 'extra' de trabajo al reducir la jornada, sería necesario aumentar los equipos en torno a un 20 por ciento, tanto en el sector público como en el privado, según cifran a este periódico tanto Vicente Matas como ASPE. "Sino, ¿quién atiende a los pacientes el quinto día?", añade Matas, teniendo en cuenta que la sanidad es un servicio 24 horas. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.