24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Autonomías > C. Valenciana

La Fe estudia un fármaco para reducir el daño cerebral de bebés con asfixia

El grupo de Peritonatología del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) coordina dos importantes estudios

Fachada del Hospital La Fe de Valencia.
La Fe estudia un fármaco para reducir el daño cerebral de bebés con asfixia
Redacción
Domingo, 17 de abril de 2016, a las 14:00
El grupo de Peritonatología del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) coordina dos importantes estudios para disminuir el daño cerebral de los bebés que sufren asfixia durante el parto. El primero de ellos es 'Hypotop', un ensayo multicéntrico español, y el segundo es 'Albino', un trial europeo financiado por la Unión Europea en el programa Horizonte 2020.

La incidencia de la asfixia perinatal es de 1 a 2 casos cada 1.000 recién nacidos vivos, lo que supone entre 450 y 800 casos anuales en España de neonatos con graves problemas tanto sanitarios, como también familiares, sociales y económicos, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La falta de oxígeno afecta principalmente al sistema nervioso central y al miocardio porque estos órganos pueden aguantar muy pocos minutos sin riego sanguíneo (oxígeno). Esta asfixia provoca que niños sanos puedan morir durante el parto o sufrir graves secuelas como son deficiencias sensoriales, principalmente ceguera o sordera, o parálisis cerebral.

Actualmente, cuando se identifica que un niño ha podido sufrir asfixia durante el parto, se traslada a los centros de referencia (el Hospital Universitari i Politècnic La Fe para los niños nacidos en Valencia y Castellón y el Hospital General de Alicante, para los casos registrados en la provincia de Alicante).

El jefe de sección Clínica de Pediatría-Neonatología del Hospital La Fe, el doctor Máximo Vento, ha destacado la importancia de que este traslado se produzca en las primeras seis horas de vida.

Hipotermia inducida

"En estas unidades especializadas se induce al bebé una hipotermia, se le baja la temperatura corporal a 34 grados durante 72 horas, para disminuir la inflamación cerebral y así reducir la posibilidad de secuelas. Éste —ha explicado— es un tratamiento complejo que requiere una especialización de los profesionales y en el que el Hospital La Fe fue pionero en España, técnica que está teniendo muy buenos resultados en casos moderados, pero todavía puede mejorar en los casos más graves", ha destacado.

Proyecto albino

Para mejorar los resultados en estos casos, actualmente se están llevando a cabo varios ensayos y proyectos de investigación en los que participa el Hospital La Fe. El más importante es el proyecto europeo Albino, que cuenta con un presupuesto de 6 millones de euros.

Este proyecto multicéntrico europeo, en el que participan los hospitales más relevantes de países como Alemania, Holanda, Italia, Suecia, Finlandia, o Portugal, tiene como objetivo evaluar la eficacia y seguridad de alopurinol administrado inmediatamente después del nacimiento, compaginándolo con el tratamiento con hipotermia.

En este sentido, el proyecto también proporcionará información sobre el efecto de la hipotermia y permitirá validar biomarcadores de lesión cerebral neonatal. Todos los aspectos de bioquímica y biología molecular estarán coordinados y realizados por el Grupo de Investigación en Perinatología en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Fe.

Proyecto hypotop

Paralelamente, el Hospital La Fe está coordinando un ensayo clínico nacional, llamado Hypotop, en el que a los bebés se les administra una medicación para evitar la hiperexcitabilidad de las neuronas que provocan daño cerebral. Es un ensayo que está muy avanzado y en seis meses se podrían obtener ya resultados. Ambos estudios son complementarios y se espera que los resultados puedan mejorar la calidad de vida de estos bebés.

El grupo de Peritonatología del IIS La Fe ha sido referente en la investigación de la hipoxia y reanimación de los niños durante el parto, sobre todo en los bebés prematuros y los resultados de sus investigaciones hicieron cambiar en 2010 los protocolos de tratamiento de los bebés nacidos a término y en 2015 los protocolos de bebés prematuros. Estos estudios han sido defendidos como tesis doctorales con obtención de reconocimiento internacional.