28 de julio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 14:40
Autonomías > C. Valenciana

Indignación entre los trabajadores de Alzira por las 'burlas' de Sanidad

Germán Temprano, director de Gestión Sanitaria, ha lanzado un tweet bromeando sobre la reversión de La Ribera

Javier Sempere, portavoz de Sanidad Solo Hay Una y Germán Temprano, director general de Gestión Sanitaria de la Consejería de Sanidad.
Indignación entre los trabajadores de Alzira por las 'burlas' de Sanidad
Olga Rodríguez/Juanma Fernández
Viernes, 21 de abril de 2017, a las 10:00
El director de Gestión Sanitaria de la Consejería de Sanidad valenciana, Germán Temprano, ha lanzado estos días un tweet que no ha gustado, por su tono ‘fallero’ y festivo, a los trabajadores del hospital de Alzira. Temprano no ha dudado en utilizar su cuenta personal de Twitter para felicitar a la Consejería por el inicio de la reversión de La Ribera y ha añadido un hashtag en el que se despide del ‘modelo Alzira’ con cierta socarronería: #byebyeAlzira. Al que añade la curiosa frase: "Toma traca".

Javier Sempere, portavoz de Sanidad Solo Hay Una, asociación de trabajadores del hospital de La Ribera, considera que el tweet es “una muestra más del talante de la Consejería” y añade, que Temprano no merece su respeto “ni como profesional, ni como persona”. Sempere dice no entender “cómo un periodista sin experiencia en Sanidad es situado en un cargo técnico de salud” y apostilla que “los comentarios jocosos o festivos están de más y si no, que se lo digan a los trabajadores cuyo futuro es cada día más incierto”.



Para Sanidad Solo Hay Una, “manifestar unas intenciones de cambio en la gestión de un Departamento de Salud debería ser un ensayo de prudencia y respeto”. Sin embargo, Temprano, nombrado ‘a dedo’ por la consejera Carmen Montón, ha preferido utilizar un “tono fallero en un tema muy serio”. Para la asociación de trabajadores, este comentario del director general de Gestión Sanitaria “carece de respeto, buenas formas, claridad y elegancia”.

La llegada de Temprano al citado cargo estuvo llena de polémica. Las centrales sindicales habían insistido en la idoneidad de un perfil sanitario para el puesto; sin embargo, la Consejería optó por un periodista sin experiencia en el sector que por el puesto se embolsa 49.103 euros anuales al haber accedido a una categoría A1 en la Administración.