Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Autonomías > C. Valenciana

Montón cerrará 3.117 camas este verano, 74 más que en 2016

CSIF ha pedido a la Consejería que reconsidere este plan que supone el cierre de más camas que el año anterior

Carmen Montón, consejera de Sanidad de Comunidad Valenciana y Rafael Cantó, presidente de CSIF en la Comunidad Valenciana.
Montón cerrará 3.117 camas este verano, 74 más que en 2016
Redacción
Jueves, 29 de junio de 2017, a las 13:10
La Comunidad Valenciana cerrará 808 camas en julio, 1.352 en agosto y 957 en septiembre del total de 9.624 disponibles. En algunos casos, como en el de los hospitales Doctor Peset, Sagunto, Manises y General en la provincia de Valencia, el General de Alicante o los de La Plana y La Magdalena en Castellón, el cierre afectará, en agosto, a más del 20 por ciento de camas existentes.

Así lo explica la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) que ha pedido a la Consejería de Sanidad que reconsidere el cierre previsto ya que supondrá “una pérdida de la calidad asistencial, saturará el servicio en algunos centros y provocará un aumento de las listas de espera”. El sindicato también pide a Sanidad que reconsidere la medida y contrate a más personal para mantener el nivel de prestaciones.

El sindicato señala que la cifra conjunta de 3.117 camas supera la del año anterior, ya que en el plan de verano de 2016 incluyó 3.043. El mes que centra ese incremento es julio, con 155 camas más previstas para cerrar este año respecto a 2016. La central sindical pide a la Administración que reconsidere este cierre, que se produce en los meses con más afluencia turística.

CSIF lamenta la falta de negociación con los representantes de los trabajadores de este plan de vacaciones y del cierre de camas. Por su parte, la Consejería se ha limitado a remitir la información “cuando los sindicatos le han urgido a hacerlo”. También señala que “los elevados datos de cierre de camas impedirán la actividad normal y pueden incrementar la saturación en los servicios de urgencia y en ingresos, además de retrasar intervenciones en quirófanos”.