Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Autonomías > País Vasco

Darpón cree que no hubo enriquecimiento en el caso Margüello

El consejero se va a mantener personado como acusación particular en la causa contra el ex director de Calidad de Cruces

El consejero de Salud, Jon Darpón.
Darpón cree que no hubo enriquecimiento en el caso Margüello
Redacción
Lunes, 11 de abril de 2016, a las 12:30
El consejero de Salud y Consumo, Jon Darpón, ha dicho que no cree que hubiera “una trama de enriquecimiento” detrás de las supuestas irregularidades en contratos de servicios de Osakidetza en la época en la que Gabriel Inclán era consejero, conocida como “caso Margüello”.

En una conferencia en Bilbao, Darpón ha pedido “dejar actuar a la Justicia” y, ”como ya expresó el lehendakari, Iñigo Urkullu”, el Gobierno Vasco “está por la transparencia” y se va a mantener personado como acusación particular en la causa judicial.

El consejero ha aludido a la carta que firmó en el año 2009, junto con otros ex altos cargos del departamento de Salud en la época en la que se produjeron las presuntas irregularidades, en la que se defendía su trabajo. Un asunto por el que ya tuvo que dar explicaciones el viernes en el Parlamento ante una pregunta de la diputada popular Laura Garrido.

“El manifiesto que firmé junto a otras muchas personas no era contra un procedimiento judicial, sino que reclamaba a la Comisión de investigación parlamentaria que hubiera transparencia, clarificación de los hechos y, sobre todo, que finalizaran las filtraciones a los medios”, ha aclarado.

El pasado mes de marzo, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbao hizo público un auto en el que aseguraba que veía indicios para acusar al ex jefe de Calidad del Hospital de Cruces, José Carlos Margüello, a su socia, a un ex viceconsejero y a un ex director de Sanidad por supuestas irregularidades en contratos de servicios de Osakidetza en 2006.

Estas cuatro personas podrían ser acusadas de los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, fraude y de negociaciones prohibidas a funcionarios ya que se habrían beneficiado, presuntamente, de contratos públicos por un importe total de seis millones de euros, según la instructora.