26 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:30
Autonomías > País Vasco

"La validación periódica colegial obligatoria no existe, no nos engañemos"

El representante del Colegio de Álava y del Sindicato Médico de Euskadi no cree en el imperativo de esta norma

Kepa Urigoitia, presidente del Colegio de Médicos de Álava y secretario general del Sindicato Médico de Euskadi.
"La validación periódica colegial obligatoria no existe, no nos engañemos"
Redacción
Cristina Cebrián
Viernes, 30 de diciembre de 2016, a las 09:00
No se puede entender la profesión médica vasca del último cuarto de siglo sin Kepa Urigoitia. Presidente del Colegio de Médicos de Álava durante los últimos once años y secretario general del Sindicato Médico de Euskadi, este médico abandonó hace tiempo el ejercicio activo para dedicarse a defender los derechos profesionales. Desde sus despachos lucha a diario por conseguir la dignificación del colectivo, mermada en los últimos tiempos de recortes. Redacción Médica ha estado con él. 

Kepa Urigoitia habla sobre la validadción periódica colegial. 

¿Cuál es la principal reivindicación de los médicos vascos?

Es sumamente complicado decir solo una porque nueve años de crisis dan para muchos recortes. Podría  decir la típica obviedad: la reversión de los recortes, pero es mucho más. Que se reviertan las contrataciones y  sustituciones que se han llevado a cabo, que se reactive la carrera profesional, la sangrante convocatoria de 2011, una OPE en condiciones… Lo que nosotros defendemos como Sindicato Médico de Euskadi, con independencia de esos mínimos, es esa reversión, entendiendo que de golpe no se construye una casa, que hay que hacerlo progresivamente, pero hay que empezar a dar esos pasos, no basta sólo con palabras bonitas.

Entiendo, por tanto, que no está satisfecho con las 929 plazas de la OPE de 2016...

Algo ayudará a paliar las necesidades de Osakidetza, pero es que ni siquiera sabemos cuántas plazas irán a cada categoría. Y encima el señor Montoro la recurre y se recortan 17 plazas más… ¿Sabe usted cuando se va convocar? Todavía quedan varias OPE atrasadas y concursos de traslados por llevar a cabo… Pero como la normativa vigente que mana desde el Ministerio, dice que o las convocas o las pierdes, pues se van acumulando.

Se habla de que en Osakidetza se van a jubilar muchos médicos en los próximos dos años y que la Consejería no tiene ningún plan de choque. ¿Maneja usted alguna cifra?

Nosotros firmamos el Plan de Ordenación de Recursos Humanos, que conllevaba un estudio hecho por el propio departamento de Salud que decía que del 2013 al 2018 se iban a producir del orden de  1.250 jubilaciones de médicos. Desde este año hasta 2018, vamos por aproximadamente la mitad, es decir, esto tiene la suficiente seriedad porque estamos hablando de un 10% de la plantilla.  El tema requiere de un estudio en condiciones, que no tenemos constancia de que exista, y ahora es mucho más necesario porque a esto hay que añadir todas las plazas estructurales que están camufladas como eventualidad, y que sí  o sí van a tener que solventarlo.

Si tuviera que ponerle una nota al Sistema Nacional de Salud ¿qué nota le pondría?

En estos momentos no tendría más remedio que suspenderle.

Si le pido una nota para el SNS le tengo que pedir también para Osakidetza.

Lo voy a dejar en el aprobado, un 6.

¿Cree que es hora ya de dejar de decir que tenemos la mejor sanidad del mundo y hacer autocrítica?

La autocomplacencia no es una virtud y es lo que habitualmente se practica. Sí, es necesario hacer una autocrítica que llevará indudablemente a un incremento del dinero dedicado a la sanidad.  Si queremos que la sanidad de este país siga estando a la cabeza, no va a haber más remedio que invertir más ella. El más por menos es mentira, los matemáticos  lo descubrieron hace mucho tiempo. En la Medicina hay un factor imprescindible, el trato, la empatía, el poder contar y desahogarme y que la otra parte me alivie y consuele. Y eso requiere tiempo. Aunque el trabajo salga adelante, sale con menor calidad. 

Kepa Urigoitia, durante la entrevista en el plató de Sanitaria 2000.


La futura ley madrileña sobre la profesionalización de la gestión tuvo su origen en una moción socialista de 2015. ¿Por qué cree que esta inquietud de José Manuel Freire no tuvo su reflejo durante su etapa como consejero de Salud vasco?

Freire lideró un grupo expertos, por mandato de Bengoa, que elaboraron el Código de Buen gobierno de la sanidad vasca, que cualquiera puede encontrarlo a día de hoy todavía en la página web de Osakidetza. Entre otras cosas, ese código contempla la profesionalización de la gestión. No se ha hecho ni por los que lo crearon ni por los que vinieron después, y sigue colgado en la página web. No me hacen falta leyes, lo que se necesita es que se cumpla lo que uno hace. ¡Quítelo de la página web! ¡Que desaparezca de ahí! ¡Diga que no está de acuerdo con ellos! Pero si lo mantiene…cúmplalo. Me río de las convocatorias públicas y de libre designación…

Me comentó el propio consejero Darpón en una entrevista que el problema es que no hay candidatos…. ¿Comparte su opinión?

Lo puedo entender. Uno tiene una profesión y se marcha a un cargo de gestión, en el que puede durar poco tiempo y económicamente no supone mucha mejoría. Luego tiene que volver y se encontrará con unos compañeros a los que les ha estado mandando cosas por el artículo 33. No parece muy agradable. Haga usted una convocatoria en condiciones, que resulte atractiva e interesantes y no sólo por motivos económicos. No me vale nombrar a dedo, porque al final cuando uno está puesto por alguien, se debe a él. 

Las últimas noticias que tengo de la Mesa de Sanidad es que acabaron tirándose los trastos a la cabeza el pasado mes de julio. ¿Sigue rota la negociación?

Yo mantengo actualmente contacto con la Dirección de Personal, pero no hay visos de mesa de sectorial, por lo menos hasta que se nombre consejero.

¿Conoce al consejero Jon Darpón personalmente?

En las distancias cortas, es una persona agradable y abierta al diálogo. Puedo decir que incluso está abierto a críticas, pero cuando eso no se acompaña de hechos… “Si no me dan dinerito, poco puedo hacer”….  Ese es el problema, te toca gestionar en tiempos de crisis y eso no es fácil.

Lleva 11 años al frente del Colegio de Médicos de Álava, ¿cuál cree que ha sido su mayor logro como presidente?

Llegué al colegio cuando era el reino del lapicero y hemos logrado que todos los procesos de gestión estén absolutamente informatizados. Hemos potenciado el tema de las TIC hasta el punto de que la web ha dejado de ser una web.  Disponemos hasta de una versión para móvil y de una aplicación propia. También hemos logrado potenciar la formación.

¿Cómo tienen previsto afrontar la validación periódica colegial obligatoria desde el Colegio de Médicos de Álava?

Estamos pendientes de empezar, pero antes quiero hacer una aclaración: la validación periódica colegial obligatoria no existe.  Para que sea obligatoria tiene que tener una normativa que la ampare, que contemple un régimen sancionador. Así lo he trasladado al Consejo General de Colegios Médicos. No nos engañemos a nosotros mismos.

¿Le quedan ganas de repetir? ¿Cuáles son sus planes para los próximos años?

En cuanto al colegio, ganas, ilusión, interés, ideas, proyectos, apoyo familiar y un equipo tengo, pero no sé qué pasará dentro de un año. Te diría un sí rotundo en cuanto al sindicato.