Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15
Autonomías > Murcia

La UCAM sobre las prácticas clínicas: "nos persiguen por ser católicos"

El presidente de la universidad privada, José Luis Mendoza, denuncia acoso por su creencia religiosa

José Luis Mendoza, presidente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia.
La UCAM sobre las prácticas clínicas: "nos persiguen por ser católicos"
Redacción
Martes, 11 de octubre de 2016, a las 18:30
Sin tregua en la guerra por las prácticas clínicas en Murcia. José Luis Mendoza, presidente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), ha denunciado que el rector de la Universidad de Murcia, José Orihuela, ha iniciado un ataque contra la institución académica privada y sus alumnos, afirmando que “nos están persiguiendo por ser católicos”.

Las declaraciones provienen después de que Orihuela afirmara que “la UCAM es un cáncer que hay que extirpar", según apunta Mendoza. Para intentar que se baje el tono y se promueva un acuerdo, se ha creado una mesa de diálogo donde se pueda llegar a un puerto común en el ámbito de las prácticas clínicas. En la primera de las reuniones, Sanidad mantiene que la privada “tenga sus prácticas de Medicina en Cartagena y Lorca”, aunque admiten que están abiertos a “convenios específicos para que, de forma eventual, compartieran con la UMU”.

Fuentes de la reunión apunta que “la idea es que la UCAM firme su convenio de prácticas igual que hizo la UMU". En este sentido, la entidad privada tendría acceso a prácticas en el Hospital Santa Lucía de Cartagena y el Rafael Méndez de Lorca. En este sentido, se promueve que el objetivo "es que todos los alumnos tengan prácticas de calidad en la región" y, "respetando la ley".

A la espera de que la UCAM firme el acuerdo, se estima que una de las posibles soluciones sería "llegar a algún convenio específico para que la UMU y la UCAM compartan los hospitales de Murcia de manera eventual y concreta". Una posibilidad que está abierta porque aparece en el Real Decreto 420/2015.