Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:40
Autonomías > Madrid

Tasa de éxito del 98% en las cirugías cardíacas del Rey Juan Carlos

El Hospital de Móstoles ha registrado 207 intervenciones en los cuatro años que lleva operativa la unidad

Equipo de Cirugía Cardíaca del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles.
Tasa de éxito del 98% en las cirugías cardíacas del Rey Juan Carlos
Redacción
Miércoles, 08 de junio de 2016, a las 16:40
Casi cuatro años después de la primera intervención de cirugía cardiaca, un total de 207 personas han sido operadas del corazón en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles (HURJC) hasta el 1 de abril. Todas ellas en el marco de intervenciones de alta complejidad que han requerido circulación extracorpórea, con una tasa de éxito superior al 98%. El mayor de estos pacientes tenía 86 años en el momento de la intervención, y el más joven 19, siendo varones en el 66,5% de los casos.

“Los resultados de la Cirugía Cardiaca en nuestro Hospital son excelentes, con una mortalidad del 2% de los pacientes intervenidos, muy por debajo del riesgo preoperatorio estimado mediante los calculadores de riesgo europeos”, ha destacado Gonzalo Aldámiz-Echevarría, jefe de la Unidad de Cirugía Cardíaca.

Desde el Hospital aseguran que el perfil del paciente que se somete a este tipo de intervenciones es un varón de unos 65 años y con patología coronaria.  En cuanto a los tipos más frecuentes de cirugías, destaca la cirugía coronaria (43,6%), seguida por las cirugías de la válvula aórtica (18,4%) y de la válvula mitral (9,2%).

La Unidad del HURJC nació en 2012 con el objetivo de ofrecer una cirugía cardiaca de altas prestaciones, en la que además de los procedimientos considerados “menores” (implantación de marcapasos y desfibriladores, pericardiectomías, etcétera) se llevan  a cabo intervenciones de mayor complejidad, incluyendo circulación extracorpórea, como cirugías valvulares, cirugía coronaria o cirugía de aorta. “Hoy, tan sólo cuatro años después, podemos decir que somos capaces de afrontar cualquier proceso, exceptuando el trasplante cardiaco, con unas tasas de éxito y de supervivencia  equiparables a los mejores centros del país”.