Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Autonomías > Madrid

Madrid aprueba por unanimidad tramitar la ley de final de la vida

El PP expresa algunas reservas pero da su "voto de confianza" a una norma que busca garantizar la autonomía del paciente

Diego Sanjuanbenito (PP), Carmen San José (Podemos), José Manuel Freire (PSOE), y Daniel Álvarez Cabo (C's).
Madrid aprueba por unanimidad tramitar la ley de final de la vida
Redacción
Jueves, 14 de julio de 2016, a las 14:10
La Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves por unanimidad la toma en consideración de la Proposición de Ley 8/2016 de derechos y garantías de las personas en el proceso final de la vida, presentada por el Grupo Socialista. Esta ley tiene como fin principal, según su exposición de motivos, garantizar la autonomía del paciente en el momento final de su vida y su bienestar psicológico y físico.

El voto positivo de los 128 diputados de la cámara no quiere decir que el trámite de la futura Ley esté despejado. El PP, por boca de su portavoz en la comisión de Sanidad, Diego Sanjuanbenito, ha expresado algunas reservas y ha explicado su voto favorable como “un voto de confianza” a la norma. “Decimos sí a todo lo que sea positivo para humanizar el proceso final de la vida, pero diremos no a cualquier medida que suponga una eutanasia encubierta”, ha explicado.

Con la aprobación de esta ley, Madrid se convertiría en la octava comunidad autónoma en tener una norma de este tipo. Andalucía fue la pionera, en 2011, y le siguieron otras como Aragón y Navarra, hasta llegar a la última que se ha sumado hace pocas semanas, País Vasco. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, Daniel Álvarez Cabo, ha dado la bienvenida a esta iniciativa, "mientras llega una norma estatal".

Muerte "digna y ética"

El portavoz socialista en materia sanitaria, José Manuel Freire, ha destacado que la norma habla de la "práctica médica al final de la vida" y ha dicho a las bancadas populares que existe "una manera digna humana y perfectamente ética de hacer las cosas".

El parlamentario ha explicado que la ley tiene seis objetivos: explicitar, proteger y regular mejor el derecho de los pacientes a recibir una buena atención sanitaria en el proceso final de la vida; dar cobertura al rechazo de tratamientos inútiles y la limitación del esfuerzo terapeútico; facilitar que personas en situación terminal que lo deseen puedan entrar en la fase final de su vida sin sufrimiento; proteger y facilitar derecho de las personas a redactar su documento de voluntades previas; definir los servicios y garantías de las instituciones sanitarias, y regular más explícitamente los deberes de los profesionales.

Importancia de la atención primaria

La parlamentaria de Podemos Carmen San José ha señalado que, a pesar de que hay leyes que lo contemplan, en Madrid hay "escasez de testamentos vitales hechos". En el caso de la información sobre el final de la vida, en su opinión, tienen un "papel importante los centros de salud y sus profesionales", que son quienes "conocen mejor a sus pacientes y deben estar en primera línea promoviendo el testamento vital", que en su opinión, debería incluirse de manera automática en la historia clínica.