"Si me piden opinión les indicaría sin dudarlo", explica en Redacción Médica tras abandonar la portavocía socialista

Freire (PSOE-M), sobre su sucesor: "Recomiendo sin dudarlo a Matilde Díaz"
José Manuel Freire.


09 jun 2021. 09.00H
SE LEE EN 7 minutos
Uno de los pesos pesados de la política sanitaria en la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire (PSOE), da un paso al lado tras las últimas elecciones del pasado 4 de mayo, en las que la candidata ‘popular’ Isabel Díaz Ayuso se proclamó victoriosa. Más de diez años de actividad legislativa dan para mucho. Una década de la que Freire se siente orgulloso por medidas que han salido adelante por iniciativa de su partido, como la ley de ‘muerte digna’, la ley de buen gobierno del Sermas o la de la ley de salud bucodental.

En una entrevista con Redacción Médica repasa su trayectoria en la política parlamentaria y sanitaria de la Comunidad de Madrid y señala quién sería para él su sucesora ideal: Matilde Díaz Ojeda, que en la legislatura pasada fue portavoz adjunta de Sanidad del Grupo Socialista.

¿Cómo se siente tras haber dejado su carta como diputado sanitario del PSOE en la Comunidad de Madrid tras 10 años de servicio?

Con una cierta nostalgia por dejar atrás una década de intensa actividad, pero también con la satisfacción de haber cumplido, de haber contribuido un poco al debate riguroso sobre política sanitaria, de haber hecho un trabajo útil para mejorar algo la sanidad en Madrid. Siento también dejar de ver a compañeros diputados de todos estos años del Grupo Parlamentario Socialista, y también de otros Grupos, con los que me he llevado bien.

¿Deja también la política?

No. Simplemente dejo de ser diputado, un trabajo político temporal por naturaleza.  Seguiré siendo ciudadano activo, interesado por todo lo público, especialmente en la sanidad (aunque no solo), y seguiré activo en el PSOE.

¿Volverá a ejercer cómo médico o qué planes tiene?

Hace tiempo que dejé la clínica; desde 2004 mi trabajo ha sido ser profesor y jefe del Departamento de Salud Internacional en la Escuela Nacional de Sanidad, y a ella seguiré vinculado ahora, ya como profesor emérito.

¿Qué repaso haría de estos últimos diez años como portavoz sanitario del PSOE en Madrid?

¡Difícil resumir la última década de la política sanitaria de la Comunidad de Madrid! He estado en las tres últimas Legislaturas, desgraciadamente las tres en la oposición, aunque siempre preparando alternativa de gobierno en sanidad por si le tocaba gobernar al PSOE. En la primera Legislatura (2011-15) el gran tema fue luchar contra la privatización que puso en marcha el PP con el presidente de Ignacio González (luego enjuiciado por corrupto) y el consejero Sr. Lasquetty. En el Grupo Parlamentario Socialista nos empleamos a fondo para evitar aquel disparate, llevando la privatización a los tribunales, uniendo fuerzas en la Marea Blanca y colaborando con AFEM, una organización de médicos decisiva para parar la privatización. La victoria contra la privatización y la dimisión del Sr. Lasquetty fue un gran triunfo de la sociedad madrileña.


Freire: "Desde la oposición hay poco margen para logros en un parlamento"



De mi segunda Legislatura (2015-19) destacaría la aprobación de tres importantes leyes sanitarias, impulsadas las tres por el Grupo Socialista desde la oposición. Tuve el privilegio de preparar y presentar, y luego de trabajar en las ponencias de dos de estas leyes, la de ‘muerte digna’ (ley 4/2017) y la de salud bucodental y creación del PADI-Madrid (ley 7/2018). La tercera ley aprobada fue la ley 11/2017 de “buen gobierno y profesionalización de la gestión de los centros y organizaciones sanitarias del Sermas”; su inicio fue una Resolución que presenté en nombre del Grupo Socialista para que el Gobierno presentara una ley que incluyera cinco puntos clave de buena gobernanza de centros sanitarios.

Esta última Legislatura (2019-21), acortada injustificadamente por la Sra. Ayuso, ha estado dominada por el drama de la pandemia covid-19, cuyo epicentro en España ha sido la Comunidad de Madrid. En la pandemia distinguiría dos momentos; en el inicial, el de la primera ola, se dio una situación tan trágica que lo único correcto para la oposición era la colaboración y la lealtad institucional con el Gobierno de la Comunidad; y es lo que hicimos, a pesar de la deslealtad y confrontación permanente de la Presidenta Ayuso contra el Gobierno de España. Posteriormente, pasada la primera ola, manifestamos alto y claro nuestro desacuerdo con no contratar rastreadores, con no dotar a los Centros de Salud ni a la Salud Pública, con mantener cerrados los SUAPs, confinar por ZBS, construir el Zendal, etc. Eso sí, proponiendo siempre alternativas, incluso consensuadas, como las aprobadas en la Comisión para la Recuperación. Desgraciadamente nada de lo acordado se cumplió; la Sra. Ayuso estaba ya muy ocupada en construir su personaje político aprovechando la pandemia y en buscar un pretexto para someterlo a plebiscito convocando elecciones.

¿Cuáles son las medidas o logros sanitarios de los que se siente más orgulloso?

Desde la oposición hay poco margen para logros en un parlamento. De mi primera Legislatura el gran logro fue parar la privatización que impulsaba el Sr. Lasquetty, fue una victoria de toda la sociedad madrileña, pero a ella contribuyó no poco el Grupo Parlamentario Socialista. De la segunda Legislatura lo más destacable son las tres leyes sanitarias aprobadas: la ley de ‘muerte digna’, aprobada por unanimidad (detalle importante en una Comunidad en la que en 2015 se dio el acoso al Dr. Montes y a sus compañeros del hospital de Leganés); la ley de salud bucodental y de creación del PADI-Madrid que refuerza la salud oral como parte integral de la sanidad madrileña y crea la atención dental infantil universal (PADI) para todos los niños de 7-16 años (servicio que puse en marta en el País Vasco hace más de 30 años).

Finalmente, la ley de buen gobierno del Sermas, pionera en introducir en España los mecanismos de buena gobernanza de centros sanitarios que son normales en la UE. La pena, lo que no se entiende y no se puede aceptar en democracia es el flagrante incumplimiento que hace el Gobierno de la Sra Ayuso de la ley de buen gobierno del Sermas y de la ley de salud bucodental, e incluso de la ley de ‘muerte digna’ que sigue siendo desconocida por la población, como muestra el bajo porcentaje de Instrucciones Previas registradas.

¿Quién será el nuevo portavoz sanitario del PSOE madrileño?

El Grupo Parlamentario Socialista todavía no ha decidido portavoces. Si me piden opinión les indicaría sin dudarlo a la Dra Matilde Díaz Ojeda, que en la Legislatura pasada fue Portavoz Adjunta de Sanidad del Grupo Socialista conmigo.

¿Qué consejos le daría a su sucesor?

Ninguno de entrada, pero tendrá todo mi apoyo y estaré a su disposición para ayudar en todo lo que me pida.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.