Los portavoces sanitarios de las distintas formaciones abordan los principales retos de cara a las elecciones del 4-M

Elecciones 4M: el debate político se centra en Covid, Primaria y sanitarios
Redacción Médica organiza el debate de la sanidad madrileña de cara al 4M. En la imagen, los asistentes al debate.


21 abr 2021. 09.00H
SE LEE EN 11 minutos
La estrategia de la Comunidad de Madrid para frenar el avance de la pandemia del Covid-19, la campaña de vacunación, las necesidades de la Atención Primaria, y las exigencias de los profesionales sanitarios del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) han sido los principales temas que han centrado la atención del debate de la sanidad madrileña de cara a las elecciones autonómicas del próximo 4 de mayo, organizado por Redacción Médica.

Los portavoces sanitarios de los grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid (PSOE, PP, Cs, Más Madrid, Vox y Unidas Podemos) han protagonizado un coloquio en el que se ha puesto de manifiesto la necesidad de encarar los retos planteados por el coronavirus y la necesidad de afrontar cómo será el escenario posCovid. 


Madrid, ante el Covid-19


La pandemia del coronavirus ha sido el primer gran bloque del debate que han tratado los portavoces sanitarios de los grupos paralamentarios de la Asamblea de Madrid y cuyo orden de exposiciones se ha establecido en esta información de mayor a menor número de escaños en la Asamblea, siguiendo los resultados de las últimas elecciones (mayo 2019).

José Manuel Freire, portavoz sanitario del PSOE.


Desde el PSOE, representando por su portavoz sanitario en la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire, defiende un plan de choque contra el Covid-19 que contemple, entre otras cosas, convertir la vacunación en la gran prioridad; diseñar planes de contingencia para prevenir y abordar posibles rebrotes derivados de la expansión del virus; hacer más de 200.000 pruebas semanales de acuerdo a la capacidad de la que dispone la Comunidad de Madrid; o promover la cooperación con el Ministerio de Sanidad y el resto de comunidades.

Por el Partido Popular, Ana Dávila ha sido la encargada de representar a la formación, que defiende su modelo de gestión porque, a su juicio, funciona. Este modelo "conjuga salud y economía, y es sostenible en el tiempo". Los ‘populares’ defienden desarrollar acciones de compra centralizada de material de protección para el personal sanitario del Sermas o mantener la capacidad del sistema para continuar con su funcionamiento habitual, porque "las enfermedades, los accidentes o las urgencias no entienden de pandemias".

José María Antón, exviceconsejero de Humanización Sanitaria de la Comunidad de Madrid y portavoz de Ciudadanos en el debate, entiende que “la provisión de vacunas ha estado por debajo de las expectativas” y que “la planificación ha sido difícil”. En este contexto, sugiere aprovechar todos los recursos disponibles “para vacunar a cuanta más gente mejor”. Dada la experiencia, entiende que algunos aspectos se podrían haber mejorado, como "aprovechar antes de lo que se hizo los centros de salud, los recursos privados y la colaboración de la sanidad privada". Pero insiste, la primera preocupación pasa por que la “vacuna que llegue, vacuna que se pone”.

Mientras, Diego Figuera, de Más Madrid, lamenta que la vacunación en la comunidad “está siendo bastante caótica”. “Nosotros creemos que, en un contexto en el que la reticencia de una parte de la población a vacunarse es un problema real, es necesario apostar más que nunca por una vacunación de cercanía y proximidad”, indica. Reclama un punto de vacunación por cada 10.000 habitantes, utilizando las infraestructuras de cercanía que existen en todos los barrios y municipios y, entre otros aspectos, ofertar el doblaje a contraturno ("remunerado, por supuesto") para las enfermeras que quieran trabajar en la campaña de vacunación en estos centros.

Ana Dávila, exviceconsejera de Asistencia Sanitaria, acudió al debate en representación del Partido Popular.


Para Gádor Joya, portavoz de Vox en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid, la pandemia “ha dejado a la vista las graves carencias a nivel de Atención Primaria y salud pública”. En concreto, explica que “se ha visto que estaba mal preparada en cuanto a cantidad de personal”. “Se les tenía tras el biombo”, especifica, y matiza que se trata de un problema que “venía de antaño”.

Por Unidas Podemos, Vanessa Lillo, subraya que apostaría por una estrategia que pasa por reforzar con el personal suficiente los centros de salud y vacunar en Atención Primaria. “En el caso de centros excesivamente pequeños o mal ventilados, contar con espacios cedidos por los ayuntamientos, cercanos a los centros y a los barrios”, además de considerar “intolerable lo que ha hecho la Comunidad de Madrid con la población más vulnerable”. También subraya la idea de que se cuente con los profesionales y asociaciones científicas en la estrategia de vacunación.


El papel de la Atención Primaria


La Atención Primaria es la puerta de acceso al sistema sanitario y una piedra angular en la planificación y gestión de la atención sanitaria. Por eso, los socialistas de José Manuel Freire consideran fundamental reordenar esta área para atender los centros sociosanitarios y dar una mejor coordinación con los servicios sociales, desarrollando una red de hospitales de media y larga estancia como sistema de apoyo a los servicios de Atención Primaria en las residencias de mayores. Otra propuesta que comentó Freire en el debate fue la de desarrollar un Plan Digitalización en Atención Primaria, que incorpore la telemedicina y la atención telefónica al funcionamiento normalizado de los centros de salud.

José María Antón, exconsejero de Humanización Sanitaria y portavoz de Ciudadanos.


Para el Partido Popular de Ana Dávila las mejoras pasan por modernizar y reorientar la Atención Primaria madrileña para unos servicios más accesibles y orientados a los ciudadanos, con mayor tiempo de atención al paciente, con el reconocimiento e implicación de todos los profesionales que la hacen posible. Además, aboga por impulsar el Plan de Infraestructuras de Atención Primaria 2020-2024, con actuaciones en más de 30 centros de salud.

Para el ‘partido naranja’ de José María Antón, la Primaria requiere de más recursos personales e instalaciones. Repensar los procesos asistenciales. Del mismo modo, a su juicio, “la Enfermería debe tener un papel más importante, habría que desburocratizar los procesos, aumentar el catálogo de pruebas y potenciar la telemedicina”, al mismo tiempo que se trabaja por “prestigiar el papel de los médicos y enfermeros de Atención Primaria”.

Diego Figuera, por Más Madrid, tiene como propuesta asegurar un tiempo de consulta adecuado por paciente, aumentando desde los actuales cinco minutos a 12 minutos, garantizando que las actividades rutinarias de los centros de salud no se vean afectadas por el plan de vacunación del Covid-19, ni por ninguna otra contingencia de Salud Pública futura. "Para ello incrementaremos la dotación presupuestaria anual de la Atención Primaria y ampliaremos su plantilla de profesionales con la contratación de 800 médicos de Familia, 175 pediatras y 900 enfermeras", asegura. 

Diego Figuera, de Más Madrid.


Gádor Joya, de Vox, denuncia que la Atención Primaria ha sido “la gran olvidada” porque ha estado “infravalorada”. Por ello, reclama que se garantice un tiempo de atención de entre 10 y 15 minutos por paciente. “Hay listas de espera de 60 pacientes en una tarde”, algo que, denuncia. Para ello, hay que establecer listas de citaciones máximas porque lo contrario “es inhumano”.

Desde su punto de vista, Vanessa Lillo, de Unidas Podemos, explica que ha sido objetivo de de su partido el trabajo preferente durante las dos últimas legislaturas "luchar por el enfoque comunitario de la salud". El modelo de Atención Primaria de nuestro país “es el mejor para cuidar de la salud de las personas porque está basado en la cercanía y en la comunidad”. Es su intención potenciarlo aumentando su presupuesto hasta el 25 por ciento del total del mismo. De igual forma, Lillo quiere impulsar una Ley de Atención Primaria que blinde este nivel asistencial.


Los profesionales del Sermas


El último bloque del debate puso el foco en los profesionales sanitarios del Sermas y sus preocupaciones. Para el PSOE de José Manuel Freire es fundamental acabar con la temporalidad de los profesionales sanitarios, con una gestión adecuada de los recursos humanos y retributivos suficientes que permitan cubrir el cien por cien de las plazas en todo el territorio de la Comunidad de Madrid. Otra idea es la de cumplir de forma inmediata el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que obliga a elaborar un plan de prevención de riesgos laborales con la valoración de los puestos de trabajo de los médicos de Atención Primaria y pediatras, así como la evaluación de riesgos de los mismos y determinación de la carga de trabajo.

Gádor Joya, portavoz de Vox en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid.


Desde el Partido Popular, la mejor opción pasa por mejorar los procesos de identificación de necesidades y de selección de personal, haciendo uso de todas las potencialidades de rapidez, control y transparencia que ofrece la Administración digital aplicada a los procesos selectivos. A su juicio, “es importante garantizar la regularidad de las convocatorias de selección, para disponer de un ‘cuerpo de opositores’ estable”. A ello se le suma la preocupación por mejorar la motivación de los empleados públicos de la Comunidad de Madrid, configurando modelos de carrera profesional horizontal.

José María Antón, por Ciudadanos, define la interinidad como “un problema endémico”, lo que provoca que los profesionales no puedan contar con un proyecto vital y laboral de futuro. Ciudadanos, entonces, apuesta por, al menos, “una OPE por legislatura y por ley”. También se muestra partidario de la recuperación de la jornada de 35 horas.

En la misma línea que Antón, la propuesta de reducción de jornada de Más Madrid y Diego Figuera es una de sus medidas estrella. Su partido elaborará un Plan de Recursos Humanos teniendo en cuenta el retorno de la jornada a las 35 horas semanales, "y teniendo presente la intención de transitar hacia las 32 horas semanales como horizonte deseable", algo que reorganizaría las plantillas, evaluaría las áreas donde existen déficits de profesionales y reordenaría los puestos de libre designación.

Para Gádor Joya, de Vox, la jornada de 35 horas se impuso en un contexto de crisis económico como una forma de recorte de sueldo encubierto. "Hay médicos a los que se les recortan complementos con esta excusa", afirma. "Es una fuente de desigualdad, dentro de la comunidad de Madrid y fuera: Andalucía, Extremadura, Castilla mancha tienen la jornada de 35 horas", prosigue. También, entre las soluciones que propone, reclama que se cubran las plazas vacantes estructurales “que no salen”. Y es que, según explica, el volumen de trabajo actual de los médicos de Atención Primaria influye en la conciliación familiar. “Hay plazas vacantes estructurales que no salen”.

Vanessa Lillo, portavoz sanitaria de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid.


Vanessa Lillo, de Unidas Podemos, coincide en recuperar las 35 horas y defiende que el personal que lleva años cubriendo puestos estructurales como interinos y eventuales debe entrar en un proceso específico de estabilización para pasar a fijo. “Debe hacerse un proceso de selección específico que prime más los méritos que la fase de oposición”, concluye. 

Por problemas técnicos, Redacción Médica no puede ofrecer a sus lectores el vídeo de este debate


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.