Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > Madrid

El Gregorio Marañón "no desmantelará" su Unidad de Geriatría

El Gobierno regional insiste en que "se va a realizar una reordenación de las camas"

El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido.
El Gregorio Marañón "no desmantelará" su Unidad de Geriatría
Redacción
Martes, 26 de julio de 2016, a las 16:20
La Comunidad de Madrid insiste en que no prevé desmantelar la unidad de agudos de geriatría del Hospital Gregorio Marañón y ha explicado que lo que hará es trasladar a pacientes de media y larga estancia (crónicos) a otros centros para “reordenar” el servicio.

Así lo ha explicado en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido. “Se va a hacer una reordenación de las camas”, ha explicado el consejero. Este proceso se enmarca en los planes de la Consejería de Sanidad para crear unidades geriátricas de agudos en hospitales donde todavía no hay y ampliar los centros de media y larga estancia, y la atención domiciliaria.

De esta forma, ha explicado, “se dejarán disponibles 34 habitaciones individuales y 13 habitaciones dobles para agudos en geriatría, y además se ampliará el instituto de oncología”. Precisamente, la reordenación de la geriatría ha comenzado por el Gregorio Marañón debido a las obras que había que acometer en el oncológico, según explicó a Redacción Médica César Pascual, director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria.

Muestras de tejido

Por otro lado, Garrido se ha referido también a un información que señala que el Marañón dio muestras de tejido humano procedentes de biopsias a distintas empresas farmacéuticas y de diagnóstico de todo el mundo. Según ha indicado, todos los proyectos de investigación y todos los contratos de cesión de muestras habían sido aprobados por el comité de ética del Hospital, y los contratos, que se habían suscrito entre 2009 y 2014, cumplían con la normativa vigente. Garrido ha destacado que las muestras usadas eran anónimas, por lo que no es posible que se identifique a los pacientes.

La presidenta, Cristina Cifuentes, ha apuntado que se trata de unas prácticas que se daban en legislaturas anteriores y que no tienen nada que ver con su Gobierno, y ha incidido en que actualmente este proyecto "está sin actividad".