"Se está infraestimando el nivel de inmunidad que hay en Madrid"

Redacción Médica entrevista al viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Juan González Armengol

Juan González Armengol.
"Se está infraestimando el nivel de inmunidad que hay en Madrid"
mié 11 noviembre 2020. 20.00H
Juan González Armengol sabe lo que es lidiar con la pandemia del Covid-19 desde la primera línea del frente como jefe de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos, lo que le ha permitido dirigirse a la enfermedad de tú a tú. Desde el pasado 7 de octubre sigue combatiendo al coronavirus, pero como viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid.

En una entrevista con Redacción Médica, analiza los principales retos que debe abordar el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), la importancia de la planificación de recursos humanos y materiales, la estrategia de test antígenos que se está siguiendo en la región para poner coto a la expansión de la enfermedad, el papel de la Enfermería, o cómo dará respuesta la sanidad madrileña a todos los pacientes tras la pandemia.

Entrevista completa a Juan González Armengol.



Hace unas semanas fue nombrado viceconsejero de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid. ¿Qué principales retos se ha puesto en su nueva responsabilidad?

Los principales retos los resumiría en dos cosas fundamentales. La primera de ellas pasa por ofrecer certidumbre a la población y a los profesionales en cuanto al camino a recorrer. Y, en segundo lugar, planificar, clarificar y responder a lo que hay que responder en una pandemia, que es todo lo relativo al control. El sistema sanitario es un sistema de alto rendimiento, tanto en Madrid como en toda España. Debe responder y retomar, en lo posible, estándares de funcionamiento, que siendo buenos gracias el enorme esfuerzo que han hecho todos los profesionales y centros sanitarios, es responsabilidad de la Consejería de Sanidad y del Sermas poner todos los recursos posibles para que así sea.

También es importante estar en sintonía con la política que está siguiendo la Comunidad de Madrid, con respeto, y ser lo menos agresivo posible con todos los sectores de la sociedad. Hasta ahora, parece que estamos logrando resultados dentro de la prudencia que debemos mantener.

Recientemente ha presidido el Consejo de Administración del Servicio Madrileño de Salud, Sermas, donde se han renovado las direcciones de tres de sus gerencias asistenciales: la de Hospitales, la de Atención Primaria y la de Planificación Estratégica. ¿Qué van a aportar las nuevas personas que llegan a estas Gerencias?

Armengol: "Los dos principales retos ante la pandemia es generar certidumbre y planificar".

La gerencia asistencial de Hospitales la asume Antoni Juan Pastor, que tiene una amplia experiencia. Es médico internista, conoce el entorno de las Urgencias, ha sido médico asistencial en distintos ámbitos, como la Atención Primaria y hospitales de pequeño, mediano y gran tamaño. Ha sido director médico, gerente y gestor, y fue director asistencial del Servicio Catalán de la Salud. Conoce muy bien el sistema por dentro y es un gestor de referencia, lo cual es muy importante para desarrollar muchas de las medidas que vamos a sacar adelante.

En el caso de la gerencia de Planificación Estratégica, la dirección la asume Daniel Álvarez Cabo, un perfil muy interesante por su papel de un partido político y porque ya conoce muy bien la sanidad madrileña desde muchos puntos de vista. Para la labor que va desarrollar, cuenta también con mucha experiencia en gestión, y me refiero a los servicios de admisión, que son el alma máter. Tienen una trascendencia vital. Su labor va a estar ligada a todas las direcciones generales del Sermas y, además, con las demás viceconsejerías. Para planificar hay que tener una visión transversal en toda la Consejería y con sectores externos del ámbito.

Por su parte, Sonia Martínez Machuca entra como nueva directora de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, que para nosotros es algo estratégico. En Madrid, una de las razones por las que más estamos logrando controlar la pandemia, con toda la prudencia, es por el enorme trabajo que realiza la Atención Primaria. Probablemente, una de las más potentes de España.

La de Planificación estaba desierta, ¿qué aportará su nuevo responsable, sobre todo con el hospital Isabel Zendal ya incorporado al Sermas?

El Hospital Isabel Zendal está pensado en un momento después de la primera ola y tras el enorme trabajo que se hizo en el hospital de Ifema, que logró salvar muchas dudas. Aplicando el principio de proporcionalidad, queríamos trabajar en un hospital de apoyo para desahogar al sistema sin las prisas que supuso construir el de Ifema. Lo que se ha hecho ha sido una adaptación del Plan funcional de Ifema a otros perfiles de pacientes, que principalmente, y sobre todo al principio, van a ser mayormente Covid-19. Pero es un hospital de cuidados, público, de apoyo a la red hospitalaria.

En este hospital, al ser de cuidados, va a jugar un papel muy importante la Enfermería. Va a servir también de laboratorio regional para Salud Pública, de base para el Centro Coordinador de Emergencias o para disponer de un enorme almacén con techo robotizado para dar cobertura al almacenaje de Madrid. Además, dará cobertura, y lo veremos en no mucho tiempo, a las listas de espera diagnósticas, en especial a las de cáncer de mama. La versatilidad que pueda tener, asociada a otras pandemias como la gripe o para desahogar a otros hospitales, dará espacio a otras patologías no-Covid.

Con cautela, pero parece que los datos de evolución de la Covid-19 en Madrid en esta ya segunda semana de noviembre van a la baja y lo han logrado con medidas quirúrgicas específicas y los test de antígenos: ¿confían en estar cortando con ellos las cadenas de transmisión también de asintomáticos?

"La campaña de test antígenos es uno de los pilares de la estrategia de Madrid contra el Covid-19".

Madrid tuvo la previsión a la vez que surgían publicaciones apuntando a la eficacia de los test de antígenos, que son una de las tres revoluciones que a van a suponer el fin de la pandemia -una será la vacuna y la otra los tratamientos terapéuticos-. El uso de test de antígenos es uno de los paradigmas en el control de la pandemia porque en las cantidades en las que nos estábamos moviendo, como en Madrid y Cataluña, donde se hacía entre 15.000 y 20.000 PCR al día, hay un momento en el que los laboratorios se saturan y no dan más de sí. Al nivel que se estaban haciendo, y teniendo en cuenta el tiempo que tardan las PCR en ofrecer resultados y el seguimiento que implica hacer al paciente, a esos niveles de producción, comenzaba a ser poco operativo.

De este modo, Madrid tuvo la visión necesaria para hacer una compra masiva de un número muy importante de test de antígenos para utilizarlos desde dos puntos de vista. Primero, desde le punto de vista asistencial ofreciendo una cobertura descomunal a los picos asistenciales en Atención Primaria. Con estas nuevas pruebas los resultados se obtienen en apenas 15 minutos. Si es negativo, 20 minutos. La capacidad de conocimiento es prácticamente inmediata, así como la posibilidad de pautar cuarentenas si es necesario.


"Los test antígenos son uno de los paradigmas en el control del Covid-19"


Su grado de sensibilidad y la cobertura que ofrecen es espectacular. Nosotros seguimos una estrategia rehabilitadora y en zonas de alta incidencia buscamos a posibles positivos. Llevamos llamadas a más de un millón de personas y realizado 300.000 pruebas. Este es uno de los pilares de la Comunidad de Madrid.

El estado inmunológico que tienen los ciudadanos en Madrid es muy importante y se está infraestimando. Esto no significa que debamos confiarnos, pero la incidencia de la enfermedad en la Comunidad, gracias a la estrategia de medicalización de espacios como las residencias, es bajo.

La estrategia basada en utilizar Zonas Básicas de Salud para aplicar restricciones solo en áreas concretas y muy localizadas, evitando así el daño indiscriminado en otras zonas que tienen una incidencia más baja, está dando bastante buen resultado, según demuestra la propia experiencia que estamos obteniendo.

Aún así, este virus es caprichoso y se ha antojado peligroso, así que confianzas en la Comunidad de Madrid, las justas. Estamos expectantes y trabajamos todos los días de la semana, incluyendo domingos y festivos, para el control de la pandemia. Además, hay una coordinación muy elevada con los expertos, a nivel asistencial y entre gerentes. Trabajamos en equipo. Cada uno hace lo que tiene que hacer, pero de manera coordinada y siempre receptivos a la opinión de los expertos, porque además en Madrid es fácil encontrar a mucha gente con talento.
Hay seis proyectos de vacuna importantes. Uno es del Pzifer, pero también están las de Moderna, Oxford, etcétera. Todas ellas están en fase 3. La cuestión interesante en la de Pzifer es que la compañía ha detectado una sensibilidad bastante mayor en resultados preliminares de lo que en principio se podría esperar. Está en el 90 por ciento, lo cual es bastante importante e impactante. Y ya se está pensando en cómo conservarla, porque, en concreto, esta vacuna requiere refrigerada a una temperatura de 80 grados bajo cero. Esto implica una potencia de almacenadores y refrigeradores, así como una logística. En Madrid ya estamos pensando en ello.

Llevar una mascarilla es protector, si no de una transmisión sí al menos de una mayor carga viral. El grado de disciplina a la hora de utilizar métodos de barrera es espectacular. Esto no ocurre en el resto de países de Europa. Junto con al conocimiento que vamos teniendo y la conciencia de la población, y las medidas que están tomando todas las administraciones volcando una cantidad ingente de recursos, se está haciendo en la mayoría de los sitios.


"La Farmacia es parte del sistema y llega donde a veces no puede llegar la Atención Primaria"


En la parte médica, estamos aprendiendo muchísimos procedimientos, como tratar a pacientes de manera ambulatoria cuando antes los ingresábamos. Todo esto hará que podamos sobrellevar y convivir, aunque sé que con este último aspecto hay controversia, de la manera más efectiva posible porque no podemos permitir que se saturen los servicios sanitarios. La expectativa futura no es mala, pero con la máxima prudencia y humildad.

Otro de los asuntos candentes en la sanidad española es el polémico RD 29/2020. ¿Considera que era la fórmula que había que aplicar para agilizar la disponibilidad de personal sanitario o hubiera optado por otras medidas?, ¿cuáles?

En el Real Decreto del 9 de junio de Nueva Normalidad establece la posibilidad de desarrollar normativas alrededor de la pandemia. Entendiendo todo lo que ha sucedido con el Covid-19 a nivel de los profesionales sanitarios, este RD 29/2020 es algo transitorio en un momento de pandemia.

Debemos entender que el virus no se va a adaptar a nuestros recursos humanos y a una nuestra Administración, que es muy garantista. Hay que adaptarse al virus. El estado de alarma fue una adaptación, suprimiendo derechos fundamentales, precisamente, para adaptarnos a una situación concreta a un momento concreto de la pandemia. Yo no creo que deba de haber un estado de alarma permanente, pero sí que creo que debería de haber habido una regulación. También a nivel sanitario ha hecho falta una regulación para haber hecho programas de salud mental o de listas de espera y dar certidumbre. Es muy difícil, pero en Madrid lo vamos a desarrollar todo lo que podamos.

¿Considera que la Enfermería debe jugar un mayor rol en la sanidad madrileña?, ¿de qué forma?, ¿con más enfermeras hubiera habido mayor fluidez en la gestión de los pacientes Covid-19 y, por supuesto, también no Covid-19?

La Enfermería, en cualquier sistema sanitario, es una parte fundamental. El nuevo hospital Isabel Zendal es un centro de cuidados pensando para esos perfiles profesionales. Con la Enfermería pasa algo parecido a la Atención Primaria, las enfermeras tienen una conciencia enorme de lo que son en sí mismas, tanto en la parte de cuidados como de gestión. Tienen esas aptitudes y queremos que las desarrollen. La transferencia de cuidados tiene una importancia capital y está coordinado desde todos los puntos de vista. En la parte de Atención Primaria sucede lo mismo. Nosotros lo tenemos claro, la Enfermería es una parte fundamental del sistema.

Armengol: "Los principales retos contra el Covid son dos:ofrecer certidumbre y planificar".


¿Cómo cree que ayudaría a la gestión de la sanidad madrileña que los test de Covid-19 se puedan realizar en las farmacias?, ¿trasladaría alguna competencia más a la oficina de farmacia?

Estamos pendientes de la autorización del Ministerio de Sanidad. En Francia, por ejemplo, ya lo están haciendo.  En poco tiempo las muestras podrán ser de saliva y no nasales. La primera generación de test tenía una sensibilidad baja, pero seguramente en la próxima generación, que está muy próxima, tendrán una sensibilidad muy grande. Yo soy partidario de ello porque conseguiremos una capilaridad tremenda. Los profesionales farmacéuticos forman parte del sistema sanitario y llegan a donde muchas veces no llega la Atención Primaria.

En un momento de pandemia, cualquier recurso que sirva para que nuestro país deje de ser destrozado por un virus como este no lo vamos a ver mal, respetando todo tipo de competencias y toda la regulación que esté vigente.

Viajando al futuro e imaginando ese horizonte de unos meses en los que el Covid-19 ya no será el gran desafío que supone actualmente, ¿cómo va a tener que responder el sistema sanitario madrileño para dar respuesta a todos los pacientes tras la pandemia?

Nosotros no vemos un antes y un después, vemos el durante. Una de las cosas fundamentales es planificar, que implica un conocimiento absoluto y depurar todos los sistemas de información para que sean capaces de ofrecer datos lo más fiables posibles. Todo esto lo vamos a ir poniendo en marcha de manera dinámica para adaptarnos lo mejor posible a la situación.

No vamos a esperar a que termine la pandemia para dar respuesta a un número muy importante de pacientes. El Sermas funcionaba a un altísimo nivel de rendimiento antes del Covid-19, por lo que debemos retomar parte de lo que se ha podido dejar por atención a la propia pandemia. Pero no podemos esperar para impulsar algo que sigue en marcha y que no se puede dejar de atender como son los pacientes Covid-19 y trabajando en red.

Jesús Mediavilla y Juan González Armengol durante un momento de la entrevista.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.