21 de octubre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:20
Autonomías > Extremadura

El protocolo extremeño ante el ictus atiende a 92 pacientes en 2 meses

El programa Teleictus se puso en marcha en toda la región en febrero y busca reducir el tiempo de respuesta

El consejero de Sanidad, José María Vergeles.
El protocolo extremeño ante el ictus atiende a 92 pacientes en 2 meses
Redacción
Domingo, 26 de marzo de 2017, a las 21:20
Un total de 92 pacientes extremeños han sido valorados a través del programa Teleictus desde su puesta en marcha de forma piloto el pasado mes de octubre en el Hospital de Talarrubias, y que recientemente se ha extendido a todos los centros hospitalarios de la comunidad.

Su objetivo es reducir el tiempo de atención ante un posible caso de ictus, de modo que un pacientes puede ser atendido por un neurólogo especialista de los complejos hospitalarios universitarios de Badajoz y Cáceres desde los servicios de urgencias de hospitales de Mérida, Don Benito-Villanueva, Plasencia, Almendralejo, Navalmoral, Llerena, Zafra, Coria y Talarrubias.

El SES tiene dos Unidades de Ictus, una en Cáceres con 5 camas y otra en Badajoz con 6 camas de hospitalización, con 8 neurólogos para atender la guardia de presencia física tanto en Badajoz como en Cáceres, cubriendo así la atención neurológica de la Comunidad los 365 días del año.

Así lo ha detallado el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, en comparecencia ante los medios. Vergeles ha recordado que el Teleictus, un programa que permite la atención rápida de los pacientes afectados por un ictus, está implantado y funcionando en toda Extremadura desde el pasado mes de febrero.

Equidad y dispersión geográfica

El titular de Sanidad ha destacado que, en una región con una gran dispersión geográfica de la población como Extremadura, la implantación  de este programa “genera equidad para los ciudadanos, que pueden acceder al tratamiento necesario independientemente del lugar en que residan”.

Según un estudio realizado por el Servicio Extremeño de Salud sobre el impacto asistencial del protocolo de código Ictus, podría llegar a duplicar el porcentaje de tratamientos trombolíticos ante esta patología, aumentando muy notablemente las posibilidades de recuperación sin secuelas de los afectados.