El director gerente del hospital, Adrià Comella, explica a Redacción Médica el Plan Estratégico de la institución

Sant Pau, meta 2030: sistemas digitales, nuevo edificio y atraer talento
El gerente del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Adrià Comella.


14 jul 2022. 13.10H
SE LEE EN 6 minutos
El Hospital de la Santa Creu i Sant Pau traza su hoja de ruta para 2025/2030 para "reivindicarse" como lo que es, un hospital comunitario y, a la vez, terciario. Es decir, que da respuesta a la comunidad y que también cuenta con práctica investigadora y aborda la complejidad. "Es un hospital que tiene esta doble dimensión y esto, en los últimos años, se ha desdibujado", asegura el director gerente del hospital, Adrià Comella, en una entrevista a Redacción Médica, donde desgrana el Plan Estratégico de la institución. "Las decisiones tomadas durante años no han ido en favor de que se mantuviera la posición y ahora hace falta recuperarla", asevera.

El Plan Estratégico se enmarca en "Més Sant Pau", el plan de trabajo que construirá el horizonte de futuro del centro durante los próximos años y donde el objetivo clave es conseguir los mejores resultados en salud con la mejor experiencia del paciente. En este sentido, el Plan persigue dos finalidades para lograrlo. El primero es situar "Sant Pau en una posición que le permita aportar todo aquello que supone que debe aportar", en línea con la vertiente comunitaria y la práctica terciaria. En segundo lugar, "generar la máxima energía positiva en el conjunto de profesionales del hospital para afrontar los retos del futuro". En este sentido, Comella indica que "el Plan está ilusionando bastante a todo el conjunto de trabajadores", que es muy participativo y que su elaboración acabará a finales de octubre.

La hoja de ruta establece crecer en infraestructuras, modernizando los sistemas de información y tecnología, conservando la esencia de una institución con más de 600 años de historia y dando respuesta a las necesidades reales de su población comunitaria. El resultado de "Més Sant Pau" será el Campus Salut Barcelona, un proyecto que contemplará cinco ámbitos distintos: asistencia, investigación, docencia, innovación y humanismo.

Mejora de sistemas digitales y nuevo edificio


El Plan Estratégico es "más organizativo y de enfoque que no de grandes inversiones. Tienen que ver con aspectos organizativos, de gestión de usuario, de trabajo más colaborativo entre los diferentes servicios, nuevos métodos y nuevos procesos". No obstante, el hospital tiene algunas necesidades como los sistemas de información, a los que destinará alrededor de unos veinte millones de euros, aportados por el patronato. Los trabajos para su implantación comenzarán "de forma inmediata" y se alargarán entre cuatro y cinco años hasta completar la transformación digital para reforzar la innovación en tecnología médica y optimizar los procesos asistenciales y de apoyo.

En lo que respecta a infraestructuras, en una primera fase se renovarán y adecuarán más de 5.000 metros cuadrados, como algunas áreas del hospital, el campus docente y otros, y en una segunda fase, se construirá un nuevo edificio de 35.000 metros cuadrados que se añadirá a los más de 110.000 metros cuadrados actuales, "que se traducirán en más quirófanos, intervenciones y procedimientos intervencionistas y espacio para la atención materno-infantil y, en definitiva, en una mayor capacidad asistencial", según Comella.


Se construirá un nuevo edificio de 35.000 metros cuadrdos que se añadirá a los más de 110.000 metros cuadrados actuales



Aunque no se ha fijado el presupuesto de la ampliación de las infraestructuras, su ubicación sí. A diferencia de otros hospitales de Barcelona, el Hospital de Sant Pau cuenta con una "localización privilegiada" y tiene espacio para crecer donde se sitúa en la actualidad. "Sant Pau en cien años podrá seguir estando donde está ahora porque sus necesidades futuras de crecimiento las puede resolver dentro de este mismo espacio, a diferencia de otros hospitales", apunta el director gerente del hospital.

Polo de atracción de talento y nuevos servicios


"El Plan pretende, de forma implícita, generar un proyecto asistencial, de investigación y de docencia que sea muy atractivo para los profesionales", detalla Comella. En primer lugar, para la gente que ya trabaja en el hospital y que encuentren espacios para desarrollar sus proyectos y "no tengan que mirar fuera".

Y, en segundo lugar, que los profesionales vean esta hoja de ruta "como una gran oportunidad para ellos". Así, se quieren atraer profesionales que estén terminando su formación, que trabajen en el extranjero y quieran volver a Barcelona o simplemente personas que "busquen un proyecto sólido, que considere sus intereses y necesidades y a la vez tenga fuerza científica, docente y asistencial", sostiene Comella.

En este sentido, Sant Pau tendrá la primera clínica de urgencias para gente mayor y personas frágiles, un modelo que podría entrar en servicio dentro de dos o tres años. Según Comella, esta clínica de urgencias de alta resolución podrá atender entre mil y 2.000 personas al año. Además, el hospital quiere seguir siendo puntero "en asistencia en ámbitos como las neurociencias (Neurología y Psiquiatría), en terapias génicas y especialmente en Hematología, y en cirugías complejas. Queremos ser un centro de vanguardia mundial". Para ello, lo más importante para Comella es "el talento de los clínicos en determinadas áreas"

Falta de financiación


Por último, el director gerente del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau lamenta que el hospital, que afronta retos compartidos con otros hospitales, "históricamente ha tenido una financiación inferior que otros centros de su mismo nivel y estamos en un momento en que hay que resolverlo".


"Históricamente Sant Pau ha tenido una financiación inferior que otros centros de su mismo nivel y estamos en un momento que hay que resolverlo"



"Estamos en un momento inmejorable para dar un gran salto como hospital, preservando nuestras fuerzas y poniendo en marcha aquellas mejoras necesarias para seguir contribuyendo de modo singular al sistema de salud", defiende Comella. "Es un hospital que, como está infradotado financieramente, está infradotado en recursos humanos. Se debe solucionar desde las administraciones y ahora es el momento oportuno para hacerlo. Pretendemos que los recursos que hay en el sistema tiendan a favorecer la equidad entre los diferentes dispositivos", afirma el que fuera director del Servei Català de la Salut de 2018 a mediados de 2021.

El hospital decano de Barcelona se rige por tres patronos: la Generalitat (60 por ciento), el Ayuntamiento (20 por ciento) y el Capítulo de la catedral (20 por ciento). Con una plantilla de 4.200 trabajadores, dispone de un presupuesto anual de 430 millones de euros. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.