Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:30
Autonomías > Cataluña

Los Mossos retiran propaganda independentista de la Consejería de Salud

La policía autonómica entra en la sede del departamento para cumplir un requerimiento de la Junta Electoral

Sede de la Consejería de Salud catalana, en Barcelona.
Los Mossos retiran propaganda independentista de la Consejería de Salud
Redacción
Miércoles, 13 de diciembre de 2017, a las 18:10
Los Mossos d’Esquadra han entrado este miércoles en la sede de la Consejería de Salud de la Generalitat para advertir de que deben retirarse los lazos amarillos y pancartas de apoyo a los independentistas encarcelados, por orden de la Junta Electoral Central (JEC).
 
Los agentes se habrían personado a raíz de un requerimiento de la Junta Electoral que les emplaza a comunicar la prohibición de exhibir símbolos de apoyo a los presos durante la campaña en lugares públicos, según ha informado EFE.
 
Los policías han comunicado a los responsables de las dependencias que deben retirar los símbolos independentistas y han levantado acta para dejar constancia de si se han acatado las directrices de la Junta Electoral Central. Según publica La Vanguardia, algunos trabajadores públicos habrían protestado porque los agentes han tomado nota de los despachos que exhibían parafernalia independentista.
 
Símbolos prohibidos en lugares públicos

Los agentes han revisado también el interior de los edificios, para comprobar si en algún espacio de cara al público se exhiben ese tipo de símbolos prohibidos por la JEC, ya que en períodos electorales los poderes públicos deben abstenerse de colocar símbolos partidistas.
 
Al inicio de la campaña electoral, la JEC adoptó un acuerdo en el que reiteraba esta prohibición, algo que, según el criterio de la Junta, incluye los conocidos lazos amarillos o las pancartas de apoyo a los políticos independentistas presos.
 
La prohibición de la Junta Electoral impidió por ejemplo que el Ayuntamiento de Barcelona siguiera adelante con su propósito de iluminar de amarillo fuentes y edificios de la ciudad en período electoral, en apoyo a los exconsellers de la Generalitat y los líderes de las entidades independentistas encarcelados.