20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 14:30
Autonomías > Cataluña

Este lunes entra en vigor la ley catalana que grava las bebidas azucaradas

La norma pretende incentivar un cambio en los hábitos de consumo

El gravamen se aplicará a refrescos o sodas, bebidas de néctar de frutas y otras con alto contenido de azúcar.
Este lunes entra en vigor la ley catalana que grava las bebidas azucaradas
Redacción
Lunes, 01 de mayo de 2017, a las 10:40
Este lunes, 1 de mayo, entra en vigor el impuesto a las bebidas azucaradas en Cataluña. El impuesto tiene por objeto grabar el consumo de bebidas azucaradas envasadas y es exigible a todo el territorio de Cataluña, con independencia de su lugar de fabricación.

El impuesto tiene dos tipos de gravamen, de ocho céntimos por litro y de 12, según la cantidad de azúcar de la bebida, y tiene que repercutirse al consumidor final, puesto que su objetivo es reducir el consumo excesivo de estos productos. Se trata de un impuesto de pago trimestral que el Gobierno anunció en noviembre, pero que se tramitó a través de la ley de acompañamiento de los Presupuestos 2017 de la Generalitat, que no se publicó hasta el 30 de marzo en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (Dogc).

El gravamen se aplicará a refrescos o sodas, bebidas de néctar de frutas y zumos de frutas, bebidas deportivas, bebidas de té y café, bebidas energéticas, leches endulzadas, bebidas alternativas de la leche, batidos y bebidas de leche con zumo de fruta, bebidas vegetales y aguas con sabores.

Previsiones de recaudación

Las previsiones de ingresos de la Generalitat para este nuevo tributo son de una recaudación de 30,98 millones en 2017 –cálculo que tenía en cuenta la entrada en vigor el 1 de abril, aunque finalmente se ha retrasado por el calendario parlamentario– y unos ingresos anuales encomenderos –por año completo– de 41,3 millones.

El pasado miércoles, el vicepresidente del Gobierno, Oriol Junqueras, recordó que la ley pretende incentivar un cambio en los hábitos de consumo, tal como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), y se aplicará sobre las personas físicas o jurídicas que adquieran bebidas azucaradas y las pongan a disposición del consumidor final.

También prevé la figura del sustituto del contribuyente, que es la persona que suministra la bebida en el establecimiento donde se hace la venta al consumidor final. Algunas empresas de distribución han preparado información para los consumidores a las tiendas sobre los nuevos precios que van a aplicar a las bebidas afectadas como consecuencia de la entrada en vigor de este nuevo impuesto autonómico.