14 nov 2018 | Actualizado: 12:30
Autonomías / Cataluña

En Cataluña ganan Ciudadanos y Arrimadas: así es su sanidad

La candidatura obtiene una gran victoria con 37 escaños pero tiene muy difícil formar gobierno

Inés Arrimadas, vencedora de las elecciones catalanas.
En Cataluña ganan Ciudadanos y Arrimadas: así es su sanidad
jue 21 diciembre 2017. 23.20H
Redacción
Ciudadanos ha ganado las elecciones catalanas en un clima de excepcionalidad, mejorando ampliamente sus resultados de hace dos años. La candidatura liderada por Inés Arrimadas ha obtenido 37 escaños, pero, sin embargo, tendrá muy difícil gobernar, dado que el bloque constitucionalista -C's, PP y PSOE- solo suma 57 escaños frente al bloque soberanista que supera la mayoría absoluta, con 70 escaños. Más allá del debate identitario y territorial, sus programas también tienen diferencias en materia de sanidad.

La formación de Arrimadas aspira sobre todo a "revertir los recortes que se han hecho en los últimos años en el sistema público de salud de Cataluña" y la reapertura de los centros sanitarios "que se han cerrado sin justificación”. Todo ello con transparencia para que “todos los pacientes sepan cuánto tiempo tardarán en ser atendidos o qué lugar ocupan en la lista de espera”. También hablan de “despolitizar” la gestión sanitaria para que estén los mejores al frente.

Los socios de C's serían el PSC de Miquel Iceta, que proponía "un plan de choque de tiempos máximos de espera garantizados" o "facilitar el acceso a la carrera profesional de las enfermeras y los técnicos sanitarios” y el PP de Xavier García Albiol, que ha obtenido un resultado desastroso -solo 4 escaños- y que coincidía en la idea de “limitar por ley los tiempos de espera en la sanidad pública”.

Bloque separatista

Es el bloque separatista, formado por ERC, Junts per Catalunya y la CUP, el que tiene más opciones de gobernar. En cuanto a su política sanitaria, la formación liderada por Carles Puigdemont pide recuperar las inversiones necesarias en equipamiento y tecnología sanitaria, así como en infraestructuras sanitarias, desplegar la historia clínica universal en todos los niveles asistenciales, "garantizando su privacidad y seguridad” y acabar con la precariedad laboral de los sanitarios. 

Para Esquerra, "el nuevo sistema nacional de salud y social de la República estará centrado en la persona y será público, universal, equitativo e integrado, garantizará la calidad, será financiado con recursos públicos y estará orientado a preservar la salud y el bienestar de la ciudadanía”. Además proponen un plan de estabilización de empleo, reduciendo la temporalidad.

La CUP, afín a su ideología, pretende un  "derecho a la salud desligado del mercado y de cualquier concepción de mercado se deben reformular los principios que rigen nuestro modelo sanitario”. “Se debe actualizar y precisar que para nosotros pública significa propiedad, provisión y gestión pública”, añade la formación antisistema.

Comuns

Finalmente, Catalunya en Comú, que podría ser árbitro de un posible gobierno transversal, coincide con esta visión. El partido liderado por Xavier Domènech quiere "consolidar una sanidad pública, integral y de calidad para todos". Y para ello propone recuperar durante el mandato como mínimo los 1.500 millones de euros recortados últimos años y destinarlos a gestión pública.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.