Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > Cataluña

El Govern impone la salud pública en todas sus políticas

El DOGC ha publicado este martes el acuerdo del Plan Interdepartamental de Salud Pública

El consejero de Salud, Antoni Comín, en el Parlament de Catalunya.
El Govern impone la salud pública en todas sus políticas
Redacción
Jueves, 13 de julio de 2017, a las 10:10
El Diari Oficial de la Generalitat de Cataluña publica este jueves el acuerdo por el que se aprueba el Plan interdepartamental de Salud Pública, aprobado por el gobierno catalán esta semana. Se trata de un plan para impulsar la salud desde todos los ámbitos de la acción del gobierno y la sociedad, es decir "salud en todas las políticas", según ha anunciado el Govern.

El objetivo es poner énfasis en la lucha contra las desigualdades, desde la perspectiva de todas las etapas vitales, e incorpora el modelo de determinantes sociales de la salud desde una visión intersectorial. De hecho, la Consejería de Salud lo define como “el marco de referencia para todas las actuaciones públicas en materia de salud que desarrolla la Generalitat”.

El Plan de salud, con una estrategia hasta 2020 pretende dar respuesta a los principales retos de salud, “trabajando para la consolidación de un sistema sanitario con unos principios básicos: público, universal, justo y centrado en las personas”, asegura el departamento que dirige Antoni Comín. Por este motivo, cuenta con cuatro principales novedades respecto a sus antecesores. En primer lugar prioriza el abordaje de los determinantes sociales de la salud a través de dos vertientes: la consolidación del enfoque interdepartamental y contemplando actuaciones preferentes sobre poblaciones más vulnerables, como son los niños, la gente mayor o el abordaje de los problemas de salud mental.

Por otro lado, el Plan hace una apuesta por la investigación y la innovación a través del despliegue del Plan Estratégico de Investigación e Innovación en Salud. En tercer lugar, refuerza las políticas de salud pública que tienen que estructurar la respuesta a los principales retos de salud y sociales a partir de un esfuerzo organizado de la sociedad y de los poderes políticos. Finalmente, se esfuerza para mejorar el reconocimiento a la tarea de los profesionales y dar más calidad a su participación, facilitando los liderazgos profesionales.