Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Autonomías > Cataluña

El Gobierno aprueba llevar al Constitucional la sanidad universal catalana

El Ejecutivo de Marino Rajoy sigue la senda emprendida contra otras leyes autonómicas de sanidad universal

Íñigo Méndez de Vigo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
El Gobierno aprueba llevar al Constitucional la sanidad universal catalana
Redacción
Viernes, 23 de marzo de 2018, a las 16:50
El Consejo de Ministros ha acordado este viernes interponer un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de universalización de la asistencia sanitaria del Servicio Catalán de Salud. De este modo, el Gobierno sigue la senda emprendida contra todas las leyes autonómicas referidas al acceso universal, dejando en manos del Constitucional su voluntad de suspensión. 

En concreto, el Ejecutivo de Marino Rajoy llevará ante el Tribunal Constitucional los artículos 1, 2 (apartados 2 y 3), 3, 4, 5, contra las disposiciones adicionales segunda, tercera, cuarta y séptima, de la Ley de Cataluña 9/2017, de 27 de junio, referida a la universalización de la sanidad catalana con cargo a fondos públicos del CatSalut.

Precisamente, el Constitucional, a petición del Gobierno, ha tumbado hasta ahora todas las leyes de universalización de la sanidad en todas aquellas comunidades autónomas que habían aprobado dichos proyectos de ley. La última ley que fue declarada institucional fue la aprobada por el Gobierno Foral de Navarra, cuya resolución ha sido publicada este viernes en el BOE. 

"Ley de consenso”

La Ley de acceso universal a la asistencia sanitaria, promovida por el exconsejero de Salud Antoni Comín, fue aprobada en el Parlament el pasado mes de junio de 2017, con 98 votos a favor de Junts Pel Sí, PSC, Catalunya Sí que es pot y la Cup; 25 abstenciones del grupo Ciudadanos y 10 votos en contra del Partido Popular.

En este sentido, el que fuera consejo de Salud, Antoni Comín, aseguraba que aquella “ley nace desde el consenso entre todos los grupos parlamentarios y movimientos sociales”, y que su aprobación supuso un "día histórico para Cataluña".