Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 17:15
Autonomías > Cataluña

El 1-O pilla a Comín frente al espejo: franquistas, monárquicos y baturros

El consejero de Salud de Cataluña está viviendo con "emoción" un proceso independentista que choca en ocasiones con su p

El consejero Antoni Comín
El 1-O pilla a Comín frente al espejo: franquistas, monárquicos y baturros
Redacción
Miércoles, 27 de septiembre de 2017, a las 09:20
"Estem convocats!! I estem emocionats!" (Estamos convocados, estamos emocionados). Así reaccionaba el consejero de Salud de Cataluña, Antoni Comín, junto a su hermana Betona, después de que él mismo firmara a principios de septiembre el decreto de la convocatoria de referéndum para el próximo 1 de octubre (1-O).

Y es que el responsable de Salud está siendo uno de los más fieles colaboradores del 'president' Carles Puigdemont dentro del Govern en el intento de independencia catalán. Desde luego, lo que se juega es mucho. Según ha podido saber este diario por fuentes jurídicas consultadas, "hasta 28 años de prisión e inhabilitación por el mismo tiempo" por su participación como miembro del Ejecutivo catalán que está llevando a cabo las acciones en torno al ‘procés’.

Pero Comín parece que lleva en los genes lo de la lucha política. Su padre, su abuelo y algún tatarabuelo, portadores todos de ese apellido icónico hoy en Cataluña (por Alfons Comín), han peleado por sus ideales, aunque curiosamente en bando incluso enfrentados.

En este particular árbol genealógico de los Comín destaca sobre todo el abuelo del consejero, Jesús Comín, un tradicionalista aragonés que según recoge Wikipedia participó en las conspiraciones contra la II República, que culminaron con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, encabezado por Francisco Franco. Tras su muerte en accidente de tráfico, el 'Noticiero de Zaragoza' publicó un poema homenaje que decía: "Jesús Comín ha muerto / los Requetés lo llevan en un sencillo féretro / que cubre una bandera / La Bandera Española / amarilla y bermeja / que un día de Navarra / Jesús Comín trajera".

Su tatarabuelo Bienvenido -abogado y escritor- también se interesó por la política, y llegó a ser incluso desterrado por participar en la conspiración carlista de 1855. Y es que su empeño principal se centró en devolver a Don Carlos la corona de España. Parece que en la historia de los Comín, además de pro-dictadores e independentistas, ha habido monárquicos.

Y no podía faltar en este retrato familar Alfonso (rebautizado posteriormente como Alfons), el padre de Antoni Comín. Nacido en Zaragoza, murió muy joven por culpa del cáncer, con solo 47 años. Pero fue un activista muy prolijo, que combinó las bases del maxismo con el cristianismo. Además, su activismo contra el régimen de Franco le llevó en varias ocasiones a la cárcel.

Como recordaba estos días el propio Antoni en su cuenta de una red social, a propósito del 'procès', "caminante no hay camino, se hace camino al andar". Los Comín siguen a rajatabla el poema de Machado. Han pasado de ser una familia baturra, carlista y monárquica, y franquista si hacía falta, a ser uno de los apellidos que lideran hoy en día el nuevo intento de un gobierno catalán independiente de España.