Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > Cataluña

Comín quiere que Cataluña sea la ‘Finlandia’ de la salud mental

El consejero desgrana su estrategia de salud mental, “alineada” con las recomendaciones europeas

El consejero de Sanidad, Antoni Comín.
Comín quiere que Cataluña sea la ‘Finlandia’ de la salud mental
Sergio López
Lunes, 29 de mayo de 2017, a las 12:50
El consejero de Salud, Antoni Comín, ha asegurado este lunes que “la ambición como país ha de ser la de construir un sistema de salud que sea referente internacional” y ha subrayado que “si lo queremos ser, hemos de serlo también en el ámbito de la salud mental”. En este sentido, ha señalado que los avances deben “alinearse” con la estrategia europea en salud mental y las recomendaciones de los científicos.
 
El titular de Salud ha afirmado que Cataluña quiere ser en sanidad “como Finlandia en educación”, es decir, un referente. Lo ha dicho durante el acto de inauguración de la Jornada 'Políticas y estrategias en atención a la salud mental y las adicciones en el contexto internacional', realizada en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.
 
Ante un grupo de expertos internaciones en salud mental de la Joint Action Mental Health and Wellbeing y del Plan Europeo de Acción en Salud Mental, el consejero ha insistido que la salud mental es una prioridad de su departamento y ha señalado que el presupuesto de 2017 “es el presupuesto de la salud mental en Cataluña”, con una dotación adicional este año para este ámbito de 70 millones de euros, que se destinan principalmente a desplegar el nuevo modelo comunitario.
 
Crisis y salud mental
 
Para el consejero, “este presupuesto –el más elevado de la historia en el área de salud mental–, es una palanca que permite activar procesos de cambio importantes en este ámbito” y ha reseñado que uno de los objetivos es dar respuesta al impacto negativo que ha provocado la crisis económica sobre la salud mental de la población, especialmente entre los colectivos más vulnerables.
 
La dotación adicional en salud mental se destina, según ha desgranado Comín, en 49 millones para programas de salud y escuela; por otra parte, una partida de 12 millones se destina a apoyar los centros de menores tutelados; 8 millones, a la atención hospitalaria, y finalmente, un millón a los sistemas de información.