Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:25
Autonomías > Cataluña

Colau se apunta a complicar la EMA y cesa al representante del Ayuntamiento

Jaume Collboni (PSC), que era el puntal municipal de la candidatura de Barcelona, es sustituido por Gerardo Pisarello

Jaume Collboni y Ada Colau.
Colau se apunta a complicar la EMA y cesa al representante del Ayuntamiento
Redacción
Jueves, 16 de noviembre de 2017, a las 17:50
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha firmado este jueves el decreto para reestructurar su Gobierno municipal, tras expulsar al PSC. Colau reparte entre los concejales de su partido (BComú) las responsabilidades que hasta ahora dependían de los socialistas, entre ellas la representación de la candidatura de la ciudad condal para albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Y lo hace en un momento crítico, cuando queda menos de una semana para que se falle definitivamente la ciudad que albergará esta institución.
 
Hasta ahora era Jaume Collboni, líder de los socialistas en Barcelona, el que venía encargándose de esta responsabilidad. Y lo había hecho de manera incansable, desplazándose en numerosas ocasiones a Bruselas a defender la candidatura y teniendo que salir al paso de las distintas polémicas en las que se ha visto envuelto el Ayuntamiento.

Collboni, opuesto al independentismo, defendió que el referéndum no sería un obstáculo para que la capital catalana acogiera la sede. Todo ello mientras parte de la corporación municipal trabajaba en buscar la fórmula para apoyar la consulta ilegal eludiendo las responsabilidades penales. También le toco minimizar el problema de la turismofobia, tras las acciones protagonizadas por las juventudes de la CUP.
 
Sus funciones pasa a desempeñarlas Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde y encargado del área de Economía y Trabajo, Ciudad Digital y Relaciones Internacionales. Será él quien comande la apuesta de Barcelona para albergar la EMA durante la escasa semana que le queda al proceso. Todas las apuestas son contrarias a Barcelona, que partía como favorita, pero que ha tenido que enfrentarse a un proceso secesionista, un consejero de Sanidad ‘exiliado’ en Bruselas y, ahora, un Ayuntamiento que releva a uno de los principales puntales del proyecto.