Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Autonomías > Cataluña

Cataluña incrementa en 70 millones su presupuesto destinado a salud mental

El Esmes aumentará su personal de 2,5 psiquiatras a 4,5 profesionales

El cosejero de Salud, Antoni Comín, durante la presentación del plan de Salud Mental.
Cataluña incrementa en 70 millones su presupuesto destinado a salud mental
Redacción
Miércoles, 29 de marzo de 2017, a las 13:20
La Consejeria de Salud de la Generalitat catalana ha anunciado este miércoles que  casi doblado el presupuesto destinado a atender los trastornos mentales de las personas sin hogar en Cataluña, al pasar de 1.188.997 euros en 2016 a 2.096.623 euros en 2017, en el marco del Plan de Salud Mental, que ha incrementado en 70 millones su presupuesto para este año.

En declaraciones a los medios tras visitar el centro de Salud Mental Sant Joan de Déu de Barcelona, el conseller de Salud, Antoni Comín, ha explicado que el aumento presupuestario quiere dar respuesta al número "insuficiente" de profesionales sanitarios dedicados a este ámbito, especialmente en el Equip d'atenció a la Salut Mental per als Sensellar (Esmes) de Barcelona.

Por esta razón, el Esmes -ubicado en el centro Salud Mental Sant Joan de Déu- contará con 466.334 euros más que permitirán aumentar su personal, que pasará de 2,5 psiquiatras a 4,5 profesionales y de dos a cinco enfermeros: "Podremos llegar a todas las personas que viven en la calle. Hasta ahora era imposible", ha afirmado la psiquiatra y directora del centro, Francesca Asensio.

Comín ha coincidido en que hasta ahora había una "presión asistencial muy fuerte", puesto que una de cada dos personas sin hogar en Catalunya sufre un problema de salud mental agudo -principalmente esquizofrenia, trastorno bipolar y adicciones- y el número de ciudadanos que viven en la calle ha pasado de 2.000 en 2008 a 3.000 en 2017 en Barcelona -1.000 en la calle y 2.000 en algún tipo de alojamiento-, según Asensio.

"Es muy difícil el abordaje de personas que viven en la calle solo con trabajadores o educadores sociales", ha manifestado el conseller, puesto que la situación social y la médica se retroalimentan, hecho que intensifica el aislamiento social de estas personas, por lo que ha defendido el modelo de atención comunitaria que implica a servicios sociales y a profesionales sanitarios.

Según su directora, la falta de recursos obligaba al Esmes a "priorizar" los trastornos más graves, si bien espera que con el refuerzo de personal puedan dar salida a personas con otros trastornos mentales, además de atender mejor y poder hacer incluso investigación.