Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:15
Autonomías > Cataluña

Así justifica Cataluña que la independencia mejorará su sanidad

Una batería de expertos escriben un monográfico sobre las necesidades y bondades de la 'desconexión' de España

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña.
Así justifica Cataluña que la independencia mejorará su sanidad
Redacción
Jueves, 21 de julio de 2016, a las 14:45
En plena legislatura por la ‘desconexión’ de España, Cataluña va perfilando cuáles serían los beneficios de esa futurible nación independiente. En el ámbito sanitario, el discurso parece asentado: el agravio de la balanza fiscal lastra la inversión en el sector, lo que redunda en un peor sistema. Así lo justifican varios expertos que han colaborado en la elaboración de un monográfico sobre la Cataluña independiente, publicado en la Revista de Catalunya.

“Necesitamos soberanía para organizar un sistema que dé respuesta a las nuevas realidades”, explica en el citado texto Josep María Forné. Que añade: “Generamos unos recursos que nos sitúan en un lugar inferior al que podríamos y deberíamos estar”. En este sentido, la tesis se demuestra en dos tablas distintas. Por un lado, sobre el gasto público en Salud para 2015 se demuestra que, a nivel europeo, Cataluña se sitúa cuatro puestos por debajo de España. Lo mismo se representa con el gasto sanitario respecto al PIB en 2013: mientras que la media de la UE era del 7,2 por ciento y la española de un 6,1; la catalana se quedaba en un 5,1 por cien. La conclusión está escrita por el mencionado autor: “Generamos más recursos de los que podemos administrar o que se invierten en Cataluña”.

Según la publicación, el reto sanitario está en lograr una sanidad universal con un correcto desarrollo tecnológico, reconociendo, eso sí, las limitaciones que les puedan suponer participar de estructuras supraestatales. Pero volviendo a las estructuras del pretendido Estado, otra de las autoras, Elisenda Paluzie, recalca en su capítulo que el futuro sistema sanitario catalán requiere adquirir la competencia de “regular los medicamentos”. Así, establece un primer plazo de admisión de fármacos aprobados por España y Europa para después poner en marcha “la Agencia Catalana de Medicamentos y Productos Sanitarios, así como un Registro de Medicamentos y Productos Sanitarios”.

Paluzie también considera importante “reforzar estructuras administrativas en los ámbitos de la Sanidad Exterior, Sanidad Internacional y Salud Pública, así como crear laboratorios de epidemiología, microbiología y sobre el control oficial de medicamentos y productos sanitarios”.