Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > Cataluña

A Comín se le rebela su plan psicológico: nace el 'estrés anti-indepe'

El anuncio del consejero no dejó claro si su programa de apoyo se destinará también a atender estos pacientes

Antoni Comín, consejero de Sanidad catalán.
A Comín se le rebela su plan psicológico: nace el 'estrés anti-indepe'
Redacción
Jueves, 26 de octubre de 2017, a las 13:00
La puesta en marcha de un "programa para atender a las personas que sufren trastornos emocionales" por las cargas policiales del 1-O que anunció el consejero de Sanidad Antoni Comín, puede volvérsele en contra. Pensado, en un principio, para atender a afectados prorreferéndum, empiezan a darse también situaciones opuestas: personas no partidarias de la independencia que muestran trastornos por la situación creada por el 'procés'. 

Este es el caso de un informático barcelonés de 47 años que ha afrontado una baja médica laboral "por estrés independentista. Según su testimonio, recogido por El Confidencial, tras acudir a una manifestación de Societat Civil Catalana el pasado 8 de octubre se puso a insultar a los Mossos d´Esquadra, deambuló por las calles, escribió cartas que sonaban a despedida y acabó en un centro de salud. 

El propio informático explica que es muy sensible y al final "no puedo aguantar tanto odio y tanta presión", lo que le provoca no poder dormir, problemas en la convivencia con su mujer y que finalmente acudiera al médico, donde llegó derrumbado y llorando. Allí le recetaron ansiolíticos y le derivaron al psicólogo. 

Conflicto omnipresente

"La situación te afecta a todas horas y en todos sitios. En los medios de comunicación, los políticos, el trabajo, los padres en el colegio, en todas partes. En la oficina la gente te llama nazi, facha y cosas así por hacer comentarios que no sean favorables a la independencia. Mi propia familia prefiere callar", explica al diario. 

En su desesperación este informático intentó interponer una denuncia contra el Govern por "acoso psicológico" y escribió una carta al president, Carles Puigdemont,diciendo que "si quieren un muerto, al final lo van a tener", motivo por el cuál su mujer teme que pueda suicidarse. Admite, además, que se plantea salir de Cataluña si la situación sigue así, pero mientras, sigue buscando tranquilizarse y aislarse de las noticias. Le gustaría también contactar con una asociación de personas "que no esté ligada a ningún partido político y simplemente pida un poco de cordura".