Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Autonomías > Cataluña

¿Por qué Barcelona ya no está entre las favoritas para ser sede de la EMA?

La difícil situación política en Cataluña ha derivado en derrotas tanto en la batalla diplomática como en redes sociales

La Torre Glòries, edificio propuesto por Barcelona para cobijar a la EMA.
¿Por qué Barcelona ya no está entre las favoritas para ser sede de la EMA?
Redacción
Lunes, 20 de noviembre de 2017, a las 09:10
No son pocas las voces que, llegado el día en  que los países miembro de la Unión Europea (EU) voten qué ciudad albergará las instalaciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), descartan a Barcelona para tal fin. Estos rumores, ya casi certezas, están directamente relacionados con la actual situación política en Cataluña, a lo que hay que sumar una serie de motivos de carácter colateral para que la candidatura barcelonesa no suene tan fuerte últimamente.
 
Una de ellas ha sido la escasa relevancia de la candidatura española en redes sociales. Mientras que el hashtag con el que se ha promocionado Milán (#ema2milano) ha generado en los últimos 10 días unos 939 tuits y 3.276.855 impactos potenciales, el de Barcelona (#BCN4EMA) presenta cifras muy inferiores, con solo 67 tuits y 291,700 impactos potenciales.
 
Es decir, que en el campo de batalla de Twitter, Milán ha producido 14 veces más tuits que la Ciudad Condal.
 
Diplomacia
 
Pero no es el único campo en el que Barcelona no ha jugado bien sus cartas. También ha habido fallos en el campo diplomático. Un ejemplo fue la presentación de candidaturas en Bruselas. Barcelona fue una de las últimas potenciales sedes en hacerlo y, de hecho, retrasó su convocatoria, afeando la imagen ante los evaluadores europeos. En cambio, dos de las favoritas, Milán y Bratislava, presentaron su candidatura en fecha y hora… y antes que la capital catalana.
 
La Ciudad  Condal no ha sabido tampoco buscar aliados internacionales para reforzar su candidatura. En estos días, todos portavoces de las competidoras están haciendo las últimas llamadas a estados amigos para lograr su apoyo ante una potencial votación de segunda vuelta. Se trata de una estrategia que en el caso de Viena  le ha permitido contarse todavía entre las favoritas, gracias al respaldo que Angela Merkel, presidenta de Alemania, le ha prestado.