Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:10
Autonomías > C-La Mancha

El Constitucional tumba definitivamente las 35 horas en Castilla-La Mancha

El alto tribunal dictamina que la reducción de jornada para los funcionarios autonómicos contradice la ley estatal

Sede del Tribunal Constitucional en Madrid.
El Constitucional tumba definitivamente las 35 horas en Castilla-La Mancha
Redacción
Viernes, 30 de septiembre de 2016, a las 14:10

El Tribunal Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad y nulidad de la ley que modificaba la jornada de trabajo de los empleados públicos de Castilla-La Mancha, entre ellos los empleados del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Por lo tanto, el alto tribunal tumba definitivamente la iniciativa del Gobierno regional de que éstos recuperen las 35 horas de semanales.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso la agencia EFE, se estima el recurso promovido por el Gobierno central contra la Ley de Castilla-La Mancha de 2015 que recogía la vuelta a las 35 horas semanales y modificaba otra ley previa por la que los funcionarios de la región debían trabajar 37,5 horas semanales, como los del resto de España.

La sentencia, fechada este viernes, 30 de septiembre, y que ha contado con el voto particular del magistrado Fernando Valdés Dal Ré al que se han adherido los magistrados Adela Asua y Juan Antonio Xiol, recoge en sus fundamentos jurídicos que fijar en 35 horas semanales la jornada general de trabajo de tres tipos de personal del sector público autonómico contradice la jornada general de trabajo mínima de 37,5 horas semanales del sector público, incluido el personal estatutario, establecida en los Presupuestos Generales del Estado de 2014.

Los aproximadamente 70.000 empleados públicos de Castilla-La Mancha dispusieron de la jornada laboral de 35 horas desde el 1 de enero de 2016, si bien el Gobierno central interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra esta medida. 

La admisión a trámite de este recurso y la imposición de medidas cautelares supuso que los funcionarios volvieron a las 37,5 horas el 6 de mayo. El Constitucional tenía hasta el 6 de octubre para decidir si prorrogaba o no las medidas cautelares y en el Gobierno de Castilla-La Mancha tenía cierta confianza en que estas medidas se levantasen mientras llegaba la sentencia definitiva. El adelanto de esta sentencia y su caracter desfavorable supone un verdadero jarro de agua fría para esa esperanza.