24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Autonomías > Castilla y León

Saéz Aguado asegura que podrá compensar "la falta de médicos de familia"

Recuerda que la Consejería de Sanidad ya ha puesto en marcha medidas para ello

Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad de Castilla y León.
Saéz Aguado asegura que podrá compensar "la falta de médicos de familia"
Redacción
Viernes, 10 de marzo de 2017, a las 19:20
El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha mostrado su confianza en que las medidas dispuestas por el Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) sirvan para "compensar la falta de médicos de familia".
 
Según sus palabras, esta necesidad de facultativos no es fruto de que haya pocos profesionales en la sanidad pública de Castilla y León, ya que "hay muchos", concretamente "un número muy razonable" de más de 2.800 en el conjunto de la Comunidad.
 
Sáez Aguado ha remarcado que la complicación es fruto de que "un grupo muy importante" de ellos entraron en un momento determinado y que ahora cumplen al mismo tiempo la edad de jubilación, de ahí que Sacyl tenga que hacer frente a la situación con diferentes medidas.
 
En este sentido, ha recordado que la Consejería ha sacado oposiciones con "un número razonable", además de haber sacado concurso de traslados y de haber facilitado que aquellos que llegan a los 65 años puedan continuar con su labor si así lo quieren.
 
Asimismo, antes de intervenir en las jornadas de tutores y residentes organizadas por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), en Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca (USAL), Sáez Aguado ha puesto de manifiesto otras iniciativas promovidas en Castilla y León, como el ofrecimiento de puestos de trabajo a los residentes con mejores resultados.
 
En esta línea, aunque ha reconocido la dispersidad poblacional en Castilla y León, el consejero ha insistido en que cada médico de familia de la Comunidad tiene una media de 940 tarjetas sanitarias, cuando la cifra nacional se sitúa en las 1.340, y que la implantación de la receta electrónica también ha permitido dotar a los profesionales de "más tiempo para la clínica directa".