23 de octubre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:20
Autonomías > Castilla y León

Castilla y León logra su máximo histórico en gasto sanitario por habitante

Según ha asegurado el consejero Antonio Sáez en la Comisión de Economía de las Cortes regionales

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.
Castilla y León logra su máximo histórico en gasto sanitario por habitante
Redacción
Viernes, 12 de mayo de 2017, a las 17:50
Antonio María Sáez Aguado ha recordado esos 1.467 euros por tarjeta suponen un 3,4 por ciento más que el anterior máximo histórico, alcanzado en el 2010. En este sentido, ha defendido que la Consejería sigue ganando peso en el presupuesto de la Comunidad, y así ha sido tanto en época de bonanza como de crisis, de forma que en 2008 suponía el 35 por ciento de los créditos destinados a todas las consejerías de la Junta mientras que en 2017 supone siete puntos más, hasta más de un 43 por ciento.

La Consejería contará con un presupuesto de 3.477 millones de euros, un 5,37 por ciento más que en el 2016, por encima del 4,57 por ciento de crecimiento medio de las Cuentas de la Junta para este ejercicio. Entre las novedades, el consejero se ha referido a que en este mismo semestre, previsiblemente en junio, se aprobará el plan de cuidados paliativos para Castilla y León, donde requieren esta asistencia unos 9.000 pacientes.

La sanidad pública, ha recordado Sáez, gestionará 177 millones de euros más que en el 2016, en unas cuentas que apuestan por la Atención Primaria, que contará con 1.152 millones para su funcionamiento, con 12 millones en inversiones, un 73,2 por ciento más que en el 2016; y 2.062 millones para especializada, con 92 millones para inversiones.

Sáez ha anunciado también que se regularán a través de un decreto las garantías de demora máxima en pruebas diagnósticas, tiempo de espera que en caso de superarse permitirá a los afectados que se les haga en centros privados. Además, en el último trimestre del año se establecerán los procedimientos de gestión de consultas hospitalarias y pruebas diagnóstica en función de las prioridades clínicas.