La consejera le ha planteado a los presidentes de las 9 diputaciones la "necesidad" de replantear el modelo asistencial

Casado y las diputaciones priorizan que funcione bien la cita previa
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente, Francisco Igea, durante la reunión con los presidentes de las diputaciones.


13 sep 2021. 18.50H
SE LEE EN 6 minutos
Castilla y León tiene una "necesidad urgente de reordenar y reforzar" la atención sanitaria que presta en el medio rural. Así de tajante y clara se ha mostrado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, tras la reunión que ha mantenido este lunes con los presidentes de las nueve diputaciones provinciales, a la que han asistido también los delegados territoriales de la Junta y los gerentes que conforman la estructura periférica de Sacyl.

Para Casado, el medio rural es el entorno que más necesita en estos momentos una estrategia de reordenación, con 722 localidades con menos de 100 habitantes y 1.683 consultorios locales con menos de 50 tarjetas sanitarias asignadas.

Por ello, en el encuentro, al que ha asistido también el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, se ha analizado la situación en cada provincia y se ha debatido sobre las fórmulas más eficaces para conseguir que la atención sanitaria en el medio rural sea eficaz y autosuficiente, tanto para la atención continuada como la ordinaria.

¿Qué se ha acordado en la reunión?


Entre los acuerdos que se han alcanzado en el encuentro de hoy figura el compromiso de establecer reuniones periódicas entre equipos designados por las diputaciones provinciales, las delegaciones territoriales de la Junta y las gerencias de Sacyl en cada área de salud, con el objetivo de analizar al máximo detalle la situación de cada zona básica, de cada demarcación, con el objetivo de trasladar las conclusiones que se adopten a la Consejería de Sanidad para poder darle forma y hacer efectivos esos acuerdos.

En segundo lugar se ha debatido sobre la conveniencia de resolver cuanto antes los problemas de conexión telefónica para la cita previa que se están viendo en varias provincias, ante lo que la consejera ha explicado que ese asunto es una prioridad para su equipo: "Mejoraremos la accesibilidad, tanto de Medicina de Familia como de Enfermería, garantizando la disponibilidad de consulta diaria, para lo cual se va a contratar, en principio, a 200 auxiliares administrativos más de los que hay para la correcta gestión de las llamadas”.

Además, se va a extender el sistema de cita previa a toda la Comunidad mediante la existencia de agendas para todos los consultorios, garantizando que quien tenga una cita va a tener una consulta, y se van a aumentar y reforzar los canales para la obtención de la cita (vía web, app o vía telefónica con buzón de voz).

¿Cuáles son los objetivos de la reestructuración?


En la rueda de prensa posterior a la reunión, la titular de la sanidad castellanoleonesa ha detallado cuales son los objetivos: mejorar la calidad de la asistencia sanitaria a los ciudadanos en el medio rural; dar respuesta a la nueva situación y necesidades sanitarias como la dispersión, el envejecimiento o la despoblación; garantizar las competencias de los profesionales sanitarios; optimizar su tiempo; mejorar la proximidad de los servicios sanitarios de calidad, con mayor capacidad de resolución, y desarrollar otras actividades asistenciales como la educación para la salud, actividades comunitarias, investigación, docencia, etc.

Unas fórmulas que pasan por asegurar que todo ciudadano de esta Comunidad tenga médico y enfermera asignados, aumentar la inversión consiguiendo el 20 por ciento del presupuesto dedicado a Atención Primaria, crear más de 1.500 puestos de trabajo en el sistema sanitario para dar mejor cobertura al medio rural, aumentar la equidad en el acceso a la atención sanitaria en situación de requerimiento urgente de atención, especialmente en zonas con alta despoblación, modernizar los Puntos de Atención Continuada (PAC) y aumentar la resolutividad y conectividad del sistema.


Asistencia fuera del centro de salud


Para la consejera, el acuerdo supone una mejora sustancial ya que se incrementa la calidad de la atención al disponer de acceso a la historia clínica y dar acceso a los profesionales a la receta electrónica lejos del centro de salud. "También facilitamos la autonomía de los equipos para para cubrir ausencias, descansos y bajas; mantenemos las competencias de los profesionales, algo muy importante para atraer nuevo talento; y, sobre todo, se proporciona un modelo sostenible en el tiempo", ha explicado Casado. 

En cuanto a los traslados del médico y del paciente al centro de salud, se aplicarán varias medidas para intentar reducir tiempos. A partir de ahora, el ciudadano podrá saber cuándo y dónde está su profesional, reduciéndose la necesidad de desplazarse al centro de salud.  Mientras que para los porfesionales sanitarios se está trabajando con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y otras administraciones en el desarrollo de un sistema eficaz de transporte concesional a la demanda en el medio rural. 

Déficit de profesionales sanitarios


En el encuentro, la consejera de Sanidad ha explicado que existe un problema que no es de déficit basal de profesionales a día de hoy, pero sí a medio plazo, ni de retribuciones, sino que es de organización interna. En este sentido, Casado ha expuesto la situación en la que se encuentra el modelo actual de atención ordinaria y urgente, en el que el 57 por ciento de los médicos atienden al 38 por ciento de la población. Así, Castilla y León tiene un médico para cada 900 personas, mientras la media nacional es uno por 1.315 habitantes. En el área urbana la cifra global es uno para 1.298 personas, y en la rural uno para 602 personas.

Para Sanidad, en estos momentos hay un problema de oferta y demanda en varias especialidades, Medicina de Familia entre ellas, y ha recalcado que el problema es nacional, no local. Por ello, han acordado elaborar una estrategia de recursos humanos en Atención Primaria, que tenga en cuenta las carencias actuales y las necesidades futuras, y diseñar un cronograma de medidas que permitan la sostenibilidad de la plantilla adecuando el flujo de entradas y salidas, y elaborando propuestas de modificación de los cupos para conseguir tamaños óptimos –en Castilla y León ese cupo se ha establecido en 400 tarjetas sanitarias como mínimo por facultativo-.

Otro aspecto debatido ha sido la redistribución de las tareas de los profesionales para lograr una mayor eficacia. En ese sentido, se ha hablado de la Gestión compartida de la demanda, que potencia el papel de la Enfermería; el Proyecto HADAS, que otorga un papel protagonista al personal administrativo; el abordaje del dolor crónico, con incremento de la dotación de Fisioterapeutas; y la atención comunitaria y el abordaje integral de problemas sociosanitarios, que precisan el incremento de trabajadores sociales.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.