Redacción Médica
16 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30
Autonomías > Cantabria

Sanidad investiga las "presuntas irregularidades" de contratación del SCS

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, asegura que "no me va a temblar la mano en pedir dimisiones"

María Luisa Real, consejera de Sanidad.
Sanidad investiga las "presuntas irregularidades" de contratación del SCS
Redacción
Viernes, 27 de abril de 2018, a las 10:40
María Luisa Real, consejera de Sanidad, ha asegurado que va a proceder "de forma inmediata" a informar para "para aclarar todas las manifestaciones efectuadas sobre presuntas irregularidades" en el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

La consejera ha tenido que dar explicaciones tras las acusaciones que vertió Javier González,  subdirector de Gestión Económica e Infraestructuras del SCS, contra Inmaculada Rodríguez, jefa de Contratación del SCS, a quien acusaba de haber hecho todo tipo de adjudicaciones "a la carta" en los procesos de licitación y adjudicación contractual.

Real se ha ajustado a la Ley de Régimen Jurídico del Gobierno, que establece que el consejero de la comunidad debe "ejercer la iniciativa, dirección, gestión e inspección de todos los servicios de la Consejería respectiva, así como las entidades vinculadas o dependientes de la misma, sin perjuicio de las competencias que estén atribuidas a otros órganos".

Sin embargo, este anuncio se ha producido solo unas horas más tarde de que la propia consejera defendiese las actuaciones de contratación y licitación que ha desarrollado el Servicio Cántabro de Salud en los últimos años.

Revilla responde

El presidente regional de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), cree que "donde mejor se puede dilucidar" las "supuestas irregularidades" en las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud (SCS) es en los tribunales y ha garantizado que, si se confirman o hay "indicio" de que son ciertas, "no le va a temblar la mano en pedir dimisiones".

"Si hay algún responsable que no le quepa duda a nadie que, vamos, se corta la cabeza, simbólicamente, del que haya cometido una tropelía", ha afirmado Revilla al ser cuestionado, por las "irregularidades".