La nueva unidad contará con cuatro cardiólogos, dos internistas, una nefróloga y una enfermera

El Hospital de la Candelaria suma una consulta cardiorrenal
Equipo de la nueva consulta cardiorrenal del Hospital de La Candelaria.


08 abr 2022. 11.20H
SE LEE EN 3 minutos
El Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria ha puesto en marcha una consulta para el tratamiento del síndrome cardiorrenal. Con esta incorporación, el centro adscrito a la Consejería de Sanidad de Canarias posibilita la atención completa e integral a los pacientes que padecen esta patología, que afecta al corazón y los riñones.

La nueva unidad está compuesta por cuatro cardiólogos, dos internistas y una enfermera, al que se ha unido una nefróloga para realizar las valoraciones conjuntamente. Todos estos especialistas ofrecerán una atención multidisciplinar a las patologías cardiorrenales de forma coordinada y con un seguimiento activo.

Cabe destacar que, como señala la nefróloga y coordinadora de la consulta cardiorrenal, Desirée Luis, el 50 por ciento de las personas afectadas por una patología cardíaca desarrolla problemas renales. Así, en palabras de Luis, “en la mayoría de casos, existe una alta probabilidad de que pacientes con insuficiencia cardíaca presenten problemas renales y viceversa”.

La doble patología requiere que los equipos de los servicios de Cardiología, Nefrología y Medicina Interna trabajen coordinadamente para ofrecer una atención inmediata y un seguimiento estrecho, lo que facilita una recuperación más satisfactoria porque “el paciente es evaluado por diferentes especialistas que toman decisiones sobre su tratamiento de forma eficaz”.

Seguimiento cardiorrenal


Los pacientes de la Unidad Cardiorrenal reciben al inicio de su consulta una historia clínica completa, una analítica, una ecografía y el posterior ajuste de tratamiento. Así,  las patologías más comunes que los profesionales tratan en la consulta son la cardiopatía isquémica coronaria, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal crónica, diabetes, hipertensión arterial y dislipemia.

Tal y como explica Desirée Luis, “se realizan tratamientos personalizados ante cada cuadro clínico, pero sobre todo se optimiza el tratamiento diurético, que ayuda a que los riñones liberen más sodio en la orina, se trata la anemia con hierro y derivados de la eritropoyetina, una hormona producida por los riñones”.

En general, los pacientes con insuficiencia cardíaca padecen de retención de líquidos y necesitan diuréticos para orinar, sobre todo si tienen una patología renal asociada. Si un usuario no responde de la forma esperada a la administración de diuréticos en dosis altas y en combinación, seguirá presentando líquidos acumulados y no se evitará la insuficiencia cardíaca. Para este tipo de casos, el trabajo conjunto es esencial, para derivar al paciente a diálisis peritoneal, una técnica que se realiza en casa y cuyo objetivo es ayudar a extraer el líquido que los riñones no son capaces de eliminar.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.